«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

España, el 'derecho a decidir' y el caos ideológico de Errejón

De arremeter contra el «cantonalismo» del sistema autonómico a recibir el aplauso de Carod-Rovira, de reivindicar el patriotismo español a clamar por la autodeterminación, incluso ilegal y unilateral. Es el discurso de Errejón al respecto de España y el desafío separatista

Publicaba el diario El País el pasado fin de semana una entrevista al exportavoz de Podemos en el Congreso Íñigo Errejón en la que reivindicaba una idea de “patriotismo fuerte y desacomplejado” para España, una país del que “debemos sentirnos orgullosos”. Declaraciones que contrastan con el posicionamiento que ha venido manteniendo al respecto del referéndum independentista catalán, del que ha repetido que ha de celebrarse incluso si es unilateral y al margen de la ley.
En la entrevista con el periodista Juan Cruz, Errejón reconoce que “los progresistas de España (quizá hay razones históricas para ello) cometieron una irresponsabilidad que no tiene razón de ser: alejarse de España, sentir que España era el problema y que la solución era una especie de cosmopolitismo”. Es por ello que pide reivindicar, “desde posiciones inequívocamente progresistas y democráticas, una idea fuerte de España, un patriotismo desacomplejado”.

“Hay muchas razones para estar orgullosos de nuestro país”

Podemos dibuja un país arrasado por la corrupción “sistémica”, heredero de “un régimen fascista”, con graves taras democráticas, presa de oscuras y atávicas tradiciones y que condena a sus jóvenes al exilio. Un relato necesario para que prenda el mensaje de “cambio de régimen” que propone Podemos. Y sin embargo, en la pieza de El País Iñigo Errejón descibe una España puntera “en avances sociales y democráticos, como el matrimonio igualitario, que nos ha puesto a la cabeza de Europa”, donde “las capas humildes y trabajadoras han sido ejemplo en la historia de Europa” y donde existe una producción intelectual y cultural “no suficientemente reivindicada como para tener una especie de medio complejo: que lo moderno es mirar hacia fuera y poco a lo de dentro, de lo que debemos sentirnos orgullosos”.
El diputado detecta y lamenta “una escasa autoestima propia, que no está justificada y que hay que revertir; pero hay muchas razones para estar orgullosos de un país que, en dos generaciones, dio un salto que permite que hijos de familias humildes puedan estudiar, que nadie tenga miedo a caer enfermo porque no haya sanidad pública, que aunque viva en un barrio humilde está suficientemente dotado… Y eso no lo regaló nadie. Nuestro país ha dado un salto en muchas materias que lo alejaron del caciquismo y lo acercaron a la igualdad de oportunidades… Muchas de esas conquistas hoy tienen que ser defendidas…”.

Sí al referéndum de independencia, aunque sea ilegal

El 20 de diciembre de 2016, el diario independentista Nació Digital entrevistaba al por entonces número dos de Podemos en el que definía a España de manera muy diferente: como una nación sumida en un periodo de «involución democrática» y que practica juicios políticos a líderes independentistas.
La pieza dio mucho de sí y ofreció numerosos titulares, quizá el más controvertido de todos ellos fuera el que tenía que ver con el reconocimiento del derecho de autodeterminación para Cataluña, incluso aún en contra de la legalidad. Cataluña, decía, “no tiene que esperar” a que el Estado de el consentimiento al referéndum: “Aquellos que están negando la posibilidad del referéndum no están proponiendo otra cosa, nadie está ofreciendo nada”, de manera que no habría alternativa: referéndum pactado con el Estado o a la brava. Porque “si no hubiera posibilidad de hacer un acuerdo bilateral, sería legítimo hacerlo (un referéndum) igualmente y también estaríamos a favor”. Porque si el Estado niega una relación bilateral con Cataluña “estará dejando abierta la puerta de la unilateralidad”, “si tú no quieres la unilateralidad, debes ofrecer algo para abrir una negociación”.

Sí a los Països Catalans

Por las mismas fechas, en otra entrevista, esta vez en el programa ‘Fora de sèrie’ de TV3, Errejón reivindicaba el concepto de “Països Catalans” con estas palabras:
“Los países catalanes son una unidad lingüística cultural y que si su gente lo decide pueden ser una unidad, una unidad también política (…) Que son una unidad lingüística y cultural, me parece que no hay discusión; que sean una unidad política, yo creo que debería de depender solo de la voluntad de su gente y de sus territorios, claro”, decía Errejón.

Aplauso del mundo independentista

El compromiso autodeterminista ha recibido el aplauso de diferentes líderes independentistas. Entre ellos el exconseller en cap de la Generalitat y expresidente de ERC, Josep-Lluís Carod-Rovira. El pasado mes de enero, durante una conferencia junto con el propio Errejón y Xavier Domènech, Carod-Rovira advertía a los suyos, en presencia de la secretaria general de ERC Marta Rovira, que era «un error cargar contra gente que defiende derechos democráticos como este. El adversario de un independentista de izquierdas no puede ser un autodeterminista de izquierdas. Quien defiende lo contrario no entiende que las alianzas nos hacen más fuertes». Y celebraba que, “por primera vez desde Adán y Eva un político español habla catalán”, en referencia a Íñigo Errejón.
El diputado de ERC Gabriel Rufián iba incluso más lejos al asegurar que “Cataluña necesita 7 u 8 millones de errejones”, y arremetía contra la presunta tibieza del partido morado en Cataluña a la hora de defender el referéndum en comparación con la contundencia que mostraba Íñigo Errejón.
El diputado de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, reprochaba la tibieza con la que los líderes de los ‘comunes’ en Catalunya defiendían el referéndum de autodeterminación, en comparación con el por entonces secretario político y número dos de Podemos. Rufián comparaba la defensa de Errejón de un referéndum unilateral en contraposición a la postura que por ejemplo mantenía el secretario general de Podem, Albano-Dante Fachin, contraria a la unilateralidad o, por lo menos más ambigua.
“Es más valiente que los comunes o que Podem en Cataluña. Más que Dante Fachín (secretario general de Podem), la pregunta es por qué”, clamaba Rufián.

Aquellos días que Errejón clamaba contra el «cantonalismo»

El vaivén ideológico de Podemos viene de largo. En diciembre de diciembre de 2014 Pablo Iglesias apelaba hasta en seis ocasiones a la “patria” en un multitudinario discurso en la Puerta del Sol. Lejos quedan los días en los que Errejón advertía de que hablarían “con la misma voz, tono y propuestas en todos los territorios«. Más aún: trabajarían para acabar con la «dinámica casi cantonalista y de regionalización extrema» que, decían, padece el actual régimen autonómico. Se llegó a proponer normalizar los símbolos nacionales –rojigualda incluida- en sus apariciones públicas. Iban camino de revolucionar el panorama político, asumiendo, por vez primera desde la II República, un discurso patriótico desde la izquierda, si bien de corte hispanoamericano. Mas al final todo se frustró.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.
Leer más…

El PSOE se une a Podemos y Bildu por el acercamiento de los presos de ETA

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter