«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Así impidió la Generalitat el atraque del 'Piolín' en Palamós

Un capitán de la Marina Mercante ha enviado una carta al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, en la que detalla cómo la Generalitat negó la entrada del buque ‘Piolín’ en el puerto de Palamós.

Pedro B.A. trabaja como práctico -asesor del capitán y encargado de fondear y atracar los barcos- en el puerto gerundense y fue testigo directo de lo que ocurrió aquel día. Su versión contradice a la del exconsejero Rull, que en sede judicial afirmó que «el buque MOBY DADA -conocido como Piolín- no atracó en el puerto de Palamós porque la Capitanía Marítima le impidió fondear fuera del puerto por lo que tuvo que irse a Barcelona».
Según explica en la carta, a la que ha tenido acceso LA GACETA, fue la Autoridad Portuaria -gestionada por la Generalitat- quien denegó la entrada al buque que llevaba guardias civiles y policías a Cataluña de cara al 1 de octubre.

El periplo del buque

‘’El día anterior la consignataria MATAS, S.L. de Palamós me comunicó la llegada de este buque, informándome que desconocía el lugar de atraque ya que estaba pendiente de que Ports de la Generalitat, como Autoridad Portuaria, se lo comunicase; al día siguiente el Capitán del buque contactó con prácticos una hora antes de su llegada por el canal 12 de VHF, tal y como los reglamentos indican’’, relata Pedro B.A. en la misiva remitida a Llarena.
Tras recibir la comunicación de la consignataria de que ‘’aún no habían recibido la autorización del atraque’’, el práctico asegura que contactó ‘’con la Autoridad Portuaria de Palamós, quien me informó de que estaban pendientes de que desde la sede central de Port de la Generalitat en Barcelona lo autorizasen. Ante tal hecho, contacté con el capitán marítimo de Palamós a quien informé de lo acaecido, el cual autorizó el fondeo del buque dentro de la zona de fondeo del puerto de Palamós (aguas exteriores)”.
En ese momento, según su relato, fondeó el barco a la espera de recibir instrucciones. ”Posteriormente, la Autoridad Portuaria me informó que desde la sede central de Ports de la Generalitat en Barcelona no autorizaban el atraque y que desconocían los motivos».
Asegura además que las condiciones eran las idóneas y que no había ninguna razón que impidiese el atraque: »los muelles de atraque del puerto estaban todos desocupados, el buque no presentaba deficiencias que impidiesen la maniobra de atraque, ni existían condiciones meteorológicas adversas para maniobrar en el interior del puerto”.
Como se había denegado la entrada del conocido ‘Piolín’ en Palamós, tras tres horas de fondeo el práctico recibió órdenes de comunicar al buque que debería dirigirse al puerto de Barcelona.

Las mentiras de Rull


 
El exconsejero de Territorio, Josep Rull, rechazó ante el juez que la Generalitat impidiese el atraque del buque. Esgrimió entonces que el ‘Piolín’ no cumplía los requisitos para hacerlo. Pero el juez Llarena sostiene que Rull “impidió que un ferry […] pudiera atracar en el puerto de Palamós, buscando con ello favorecer la celebración del referéndum y que la fuerza ciudadana tuviera la mayor proyección posible”.
La carta del capitán alude a la declaración del exconsejero ante el juez recogida por La Vanguardia, concretamente al momento en el que le indicó que «el buque MOBY DADA -conocido como Piolín- no atracó en el puerto de Palamós porque la Capitanía Marítima le impidió fondear fuera del puerto por lo que tuvo que irse a Barcelona».
Esta aseveración contiene tres grandes contradicciones con el relato del práctico que presenció todo el proceso.
-Es cierto que el -’Piolín’ no atracó, pero fue por la negativa de la Autoridad Portuaria, que depende de la Generalitat-, y no porque lo denegase la Capitanía Marítima -dependiente del Gobierno central-.
-El barco estuvo fondeado alrededor de tres horas en Palamós, al contrario de lo que dice Rull.
-El ‘Piolín’ tuvo que irse a Barcelona porque la Autoridad Portuaria no le permitió el amarre, no porque la Capitanía Marítima le impidiese fondear.

Leer más…

El TS confirma el procesamiento de Puigdemont por rebelión y malversación

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter