'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La Iglesia asegura que no echó de menos a ninguna institución en el funeral

El obispo auxiliar de Valladolid y secretario general de la Confederación Episcopal Española, Luis Argüello.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, ha asegurado este miércoles, ante la ausencia del presidente del Gobierno de la misa funeral del pasado lunes, que la Iglesia no echó «de menos» a ninguna institución: «Todas han estado presentes», ha dicho.

A preguntas de los periodistas, Argüello ha explicado que la CEE no emitió invitaciones personificadas para asistir a la misa funeral por los fallecidos a causa del coronavirus, sino que fueron institucionales y todas ellas «han respondido haciéndose presentes».

«Todas las instituciones han estado presentes, no hemos echado de menos a ninguna», ha asegurado Argüello.

La ausencia del presidente del Ejecutivo en la misa funeral -a la sí que acudió la vicepresidenta Carmen Calvo- ha sido criticada por distintos representantes políticos.

El secretario general de la CEE ha señalado que cada institución es muy libre de valorar quién envía en representación. «Si desde el Congreso de los Diputados se ha comunicado a los portavoces de los grupos y unos deciden venir y otros no, eso es algo que respetamos».

Es una decisión que -según Argüello- se debe valorar «no desde el punto de vista de la fe, sino de un significado social».

Los obispos sí que estarán presentes, por su parte, en el homenaje que el Ejecutivo celebrará el 16 de julio. Argüello ha anunciado que la CEE ha recibido una invitación a participar y «estará representada».

Sobre las críticas que acusan a la Iglesia de haberse querido anticipar o contraprogramar con la celebración del funeral este homenaje que prepara el Gobierno, el portavoz de los obispos ha explicado que la decisión de celebrar la misa se tomó el 13 de mayo y se notificó el 11 de junio a las instituciones del Estado.

La CEE notificó la celebración de la misa al Palacio de la Moncloa, en concreto -ha detallado- al Ministerio de la Presidencia y vicepresidencia primera del Gobierno, representada por Carmen Calvo y que se encarga de la relación con las confesiones religiosas, así como al poder legislativo, judicial, las Fuerzas Armadas, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid.

Argüello ha reconocido que tras conocerse la presencia de los Reyes y sus hijas en el funeral, la CEE recibió una «avalancha» de respuestas a las invitaciones para poder participar en la celebración.

Hubo también representación del resto de confesiones religiosas con presencia en España, así como del mundo de la Sanidad y de familiares de las víctimas de la COVID-19.

«Agradecemos muchísimo la presencia de todas las personas que han querido participar en un acto que reconocemos que es propio de creyentes de la iglesia católica, pero una característica de la Iglesia católica es que siempre tiene un atrio donde se enlaza el templo con la plaza pública y en ese atrio estamos dispuestos a encontrarnos siempre con quien quiera participar», ha afirmado.

La CEE pide que se reconsidera la exclusión de la educación concertada en las ayudas

«No entendemos que se haya aprobado un fondo de ayudas y éste excluya a lo que representa un tercio de la red pública de la educación en España», ha subrayado Argüello, que ha lamentado que se someta a la escuela concertada a «un esfuerzo mayor» que al resto de la red pública.

No obstante, piensa que aún «estamos a tiempo» porque lo aprobado por la Comisión de Reconstrucción la pasada semana debe pasar ahora al Pleno del Congreso de los Diputados y cada comunidad autónoma tiene que articular posteriormente su distribución.

«Esperemos que en el Pleno este criterio se pueda reformar y que todo el sistema público de educación reciba las ayudas que necesite», ha confiado.

En cuanto a la ley educativa, ha reclamado diálogo y voluntad para llegar a acuerdos, aunque ha reconocido la preocupación de los obispos por el contenido de la reforma que prepara la ministra Isabel Celaá.

«Estamos preocupados, deseamos dialogar, anhelamos un encuentro, un espacio común en la plaza pública que es de todos», ha dicho Argüello.

De ese diálogo con el Ministerio de Educación se habló el pasado 24 de junio durante la reunión que mantuvieron Calvo y el presidente de la CEE, Juan José Omella. «Hemos dado pasos para facilitar algún encuentro», ha avanzado Argüello, aunque ha reconocido que hasta ahora los contactos han sido «de carácter telefónico».

«Creo que podremos vernos en los próximas días o semanas», ha vaticinado Argüello que ha apuntado, asimismo, que el ritmo de tramitación de la reforma de la ley se ha ralentizado al abrirse un periodo de recepción de enmiendas en julio, por lo que «afortunadamente quizá haya más tiempo para poder dialogar las cosas».

Los obispos llaman a los fieles a volver a las iglesias de manera habitual

Una vez finalizado el estado de alarma y las medidas de confinamiento, la Conferencia Episcopal ha pedido a los obispos que animen a los católicos a acudir de manera habitual a las iglesias, especialmente a la misa de los domingos, con las prudentes medidas de prevención de contagios.

En la rueda de prensa posterior a la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el secretario general, Luis Argüello, ha señalado que ahora que ha terminado el estado de alarma y se han modificado las circunstancias «conviene animar» a  la celebración presencial de la Eucaristía, especialmente el domingo, con las prudentes medidas de prevención de contagios.

Por ello, la Comisión Permanente de la CEE ha recomendado a los obispos, «teniendo en cuenta las circunstancias de sus diócesis», proponer el «criterio habitual» de la Iglesia respecto a la participación de los fieles en la misa del domingo.

Se trata de un «nuevo impulso», aunque «prudente» por la pandemia, para «recordar la llamada a todo fiel católico a participar, de manera presencial, en la celebración común de la Eucaristía», ha explicado Argüello.

El secretario general de la CEE ha hecho, no obstante, una llamada a la prudencia y ha puesto el ejemplo de la diócesis de Lleida, afectada por el rebrote de coronavirus, apelando a la responsabilidad individual de no contagiar a otros.

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter