«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Una norma que tiene paralizada a la Policía

El apoyo popular al primer ministro escocés se desploma tras aprobar la ley de «delitos de odio»

Humza Yousaf. Europa Press

El primer ministro escocés, que responde al poco gaélico nombre de Humza Yousaf pese a pertenecer al Partido Nacional de Escocia (SNP), está comprobando en carne propia lo impopular que puede llegar a ser la ofensiva woke. Una nueva encuesta de YouGov revela que la popularidad de Yousaf ha caído en picado desde la aprobación de la absurda ley sobre «delitos de odio«, tras la que se recibieron más de 8.000 denuncias la primera semana.

El diario británico The Telegraph informa que el índice de aprobación del primer ministro escocés se ha desplomado a -32, una caída de 15 puntos desde el inicio de 2024. Incluso entre los votantes del SNP, hay más personas que creen que está haciendo un mal trabajo. Sólo el 29% de los votantes del Partido Nacional Escocés cree que Yousaf está haciendo un buen trabajo, mientras que el 36% piensa que ha estado mal en el cargo. En consecuencia, la popularidad de Yousaf entre sus propios votantes es ahora de -7 frente al +14 de enero, una caída masiva.

El principal encuestador, Sir John Curtice, comentó que los resultados mostraban que el primer ministro es «profundamente y cada vez más impopular».

Yousaf tiene que vérselas con una oposición conservadora que insiste en la necesidad de celebrar una votación para derogar una «desastrosa» ley que tiene paralizada a la Policía, que ya no tiene tiempo para resolver crímenes de verdad. Y es que las 8.000 denuncias presentadas en la primera semana superan ampliamente a todas las demás denuncias semanales de delitos importantes sumados, incluyendo atracos, vandalismo y posesión de drogas.

Calum Steele, exsecretario general de la Federación Escocesa de Policía, comentó que los agentes «están realmente avergonzados».

+ en
.
Fondo newsletter