«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Liga Norte se afianza en el tablero italiano antes de las elecciones

La formación de derecha alternativa, Liga Norte, ha conseguido salir muy bien parado de las segunda vuelta en las elecciones locales que se ha celebrado este domingo en Italia.

La coalición formada por Liga Norte y por el partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia, ha conseguido ganar en ciudades tradicionalmente consideradas como los bastiones de la izquierda: Génova, Verona o L’Aquila

«A todos aquellos que se han pasado tres meses diciendo que nuestro partido no funciona, que hablen ahora«, ha asegurado Matteo Salvini, líder de Liga, y posible candidato a sustituir a Matteo Renzi al frente de la jefatura de gobierno en los próximos comicios que se celebrarán en otoño-.

El domingo 4,3 millones de italianos estaban llamados a votar en la segunda vuelta de las elecciones locales, cuya primera vuelta se celebró el pasado 11 de junio, para renovar 111 ayuntamientos, entre ellos los de 25 capitales de provincia.

La coalición de centroderecha, que une a la berlusconiana «Forza Italia» (FI) con fuerzas de derecha alternativa como Liga o Hermanos de Italia logró 16 capitales de provincia, mientras que el gubernamental Partido Demócrata, de centroizquierda, ganó en 6.

Una de las claves de la jornada es el hecho de que los conservadores se hayan hecho con importantes alcaldías tradicionalmente en manos de la izquierda como las septentrionales Génova, Monza, La Spezia, Piacenza, Como o Asti.

También en L’Aquila, donde el candidato conservador Pierluigi Biondi puso fin a una década de Alcaldía de izquierda, que se vio marcada por el devastador terremoto en 2009 y por la posterior y lenta reconstrucción de su aún deshabitado casco urbano.

Otro de los casos más llamativos es el de la ciudad toscana de Pistoia, auténtico bastión rojo desde la posguerra y que también cayó en manos de la derecha en estos comicios locales. La coalición conservadora también ganó en otras importantes capitales de provincia como la meridional Catanzaro, Frosinone y Rieti o las norteñas Alessandria y Verona.

Victorias de la izquierda en el sur

Por su parte el centroizquierda, liderado por el PD y apoyado por listas cívicas en la mayoría de los casos, sorprendió en Padua, donde puso fin a la administración conservadora en esta ciudad del rico Véneto.

La izquierda también conquistó Lecce, en la región sureña de Apulia, y logró conservar, aunque sin demasiada solvencia, las alcaldías de otras capitales como la toscana Lucca, la siciliana Palermo o la sureña e industrial Taranto.

El secretario general del PD, el ex primer ministro Matteo Renzi, reconoció en un comunicado que los resultados «podían ser mejores» pero negó que esta sea una «señal de alarma» pues, subrayó, «las elecciones locales son diferentes a las generales».

Paralelamente la derecha se mostró exultante por unos resultados que calificaron de históricos. Pero sobre todo se apuntó la necesidad de conformar una coalición de derechas que concurra en las generales, que deberán celebrarse a partir de febrero de 2018, y hacer así frente a la potencia del PD, que gobierna el país, y del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) de Beppe Grillo.

Sin embargo uno de los escollos que dificultan esta coalición son las fricciones entre Salvini y el líder de FI, Silvio Berlusconi, a la hora de designar el candidato de dicha coalición, sin la cual sus partidos rondarían el 10 % de los votos según todos los sondeos.

«Nos veremos, nos escucharemos y razonaremos, pero el liderazgo es la última de mis preocupaciones«, avanzó el secretario de la Liga Norte, Matteo Salvini.

Grillo no llegará a la segunda vuelta

Por otro lado el M5S, prácticamente excluido de la segunda vuelta, logró hacerse con ocho de los diez ayuntamientos que aspiraba a conquistar, un resultado que demuestra el «inexorable crecimiento» del partido, según el diputado Luigi di Maio.

El partido de Beppe Grillo conquistó Carrara, tras siete décadas de predominio de izquierdas, pero encontró su piedra en el zapato en Parma, donde el alcalde saliente, Federico Pizzarotti, expulsado de la formación, revalidó su cargo por su propia cuenta.

La nota curiosa la puso la siciliana Trapani, donde no fue elegido el alcalde después de que el candidato de centroizquierda, que concurría sin rival, no lograra el quórum de participación necesario para certificar su victoria.

Leer Más…

Salvini y Putin fraguan una alianza para luchar contra ‘la inmigración clandestina’

Salvini se aproxima al entorno de Trump: ‘Ha traído aire fresco a la política’

Salvini: ‘Berlusconi es como Merkel. Yo, como Trump’

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter