«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Piden medidas urgentes para reconocer su trabajo

Los obispos franceses apoyan las manifestaciones de los agricultores: «Estáis enfrentando costes crecientes que os aplastan»

Protesta de agricultores en Francia. Coordination Rurale

Los obispos franceses han mostrado su apoyo a los agricultores franceses que este martes han convocado una jornada de huelgas masivas a las afueras de París para pedir una reforma del plan agrario que cambie las directrices que actualmente los obligan lograr el objetivo de cero emisiones netas para el 2050 y a ir reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero en, al menos, un 55% para 2030.

«Estáis enfrentando costes crecientes que os aplastan, a normativas cada vez más restrictivas que se os imponen, a controles permanentes, a trámites administrativos excesivos, sufrís hasta el punto de gritar de desesperación», han señalado en un comunicado conjunto los obispos de la provincia de Montpellier que comprende cinco diócesis: Carcasona y Narbona, Mende, Montpellier, Nîmes, Perpiñán-Elne.

Los obispos franceses han pedido «medidas urgentes» y también han dado cuenta del problema del «regadío» y «la disminución constante de los ingresos». Por ello, se han sumado a las peticiones de los agricultores para poder usar más pesticidas y para que el Gobierno congele las subidas del precio del gasóleo para tractores, además de blindar una ley para obligar al sector industrial a pagar más a los agricultores y acelerar las indemnizaciones por catástrofes naturales.

En una serie de mensajes y declaraciones públicas, los obispos han asegurado su plena solidaridad con el mundo agrícola. «Deseamos de todo corazón que se tomen medidas urgentes a nivel nacional y europeo para que se reconozca la justa causa de vuestras reivindicaciones, así como unas condiciones de vida respetuosas con vuestras personas y vuestra profesión. Esto significa recibir unos ingresos dignos para vosotros y vuestras familias», han indicado.

Los obispos de Bretaña —que aúna las diócesis de Rennes, Vannes, Quimper y Saint-Brieuc— también han mostrado su apoyo y, en un comunicado conjunto, han asegurado que escuchan su desesperación ante el creciente número de «trabas que les impiden realizar su trabajo».

Por ello, han pedido que el Gobierno «escuche» sus inquietudes y que «se elaboren orientaciones y decisiones políticas con vistas a una agricultura justa». «Es normal que vuestra profesión sea plenamente reconocida como tal y que se os apoye (…). Os aseguramos nuestra atención y nuestras oraciones», han asegurado.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter