«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
'NUESTRA POLÍTICA NO VA A VARIAR'

Albares descarta cambios en la política hacia Venezuela pese a la detención de Rocío San Miguel: «No tenemos ningún interés en injerir»

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares. Europa Press

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha descartado el lunes desde Ginebra un endurecimiento en las relaciones con Venezuela, tras la detención por parte de la dictadura de Nicolás Maduro de la activista de Derechos Humanos y experta militar hispano venezolana Rocío San Miguel.

«Estamos haciendo todo lo posible, sabemos que por fin ha podido ver a su familia, tenemos una información puntual y detallada y nuestra política no va a variar, no ha cambiado desde el principio», ha dicho el titular de Exteriores español en su discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

San Miguel es una opositora al chavismo reconocida nacional e internacionalmente por su manejo del tema militar venezolano, así como por estar al frente de una ONG que monitorea la marcha de las Fuerzas Armadas del país sudamericano.

Fue detenida de manera arbitraria el pasado 9 de febrero por los cuerpos represivos del chavismo cuando intentaba tomar un vuelo hacia Miami desde el Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Posteriormente la Fiscalía General del país la involucró en una supuesta trama conspirativa que buscaba, supuestamente, atentar contra el régimen de Nicolás Maduro e incluso asesinar a connotados dirigentes del mismo.

El caso de San Miguel ha conmocionado a la opinión pública dado que, a la par de su detención, también fueron aprehendidos inicialmente varios miembros de su familia, en una práctica típica de regímenes totalitarios. No en vano se recuerda cómo durante el régimen nazi en Alemania, mediante la técnica llamada Sippenhaft, los cuerpos represivos del Reich habitualmente apresaban a los parientes de los disidentes, quienes bajo esta presión eran chantajeados y obligados a confesar.  

Así, el ministro Albares ha recalcado que «quiere que avance la democracia en Venezuela, que todo se decida con un diálogo entre venezolanos y que todo sea de forma pacífica«, al tiempo que ha enfatizado «no tenemos ningún interés en injerir, pero sí de ser útiles al pueblo hermano de Venezuela».

.
Fondo newsletter