«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
QUIENES LO ADVERSAN HAN LLEGADO A COMPARARLO CON CORREA

Noboa afirma estar luchando contra «la vieja política» en medio de señalamientos de «persecución» a sus opositores

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa. Europa Press

El presidente del Ecuador es el más joven del continente americano. Y, aunque eso le benefició electoralmente, en el poder implica una serie de retos. Su presencia en redes sociales formó gran parte de su campaña y ahora de su presidencia. Eso exige, además, aclarar cualquier desavenencia en tiempo real. En su último comunicado da a entender que está en pie de lucha contra la «vieja política». Sin embargo, crecen las acusaciones que está resucitando la persecución a los medios opositores; como sucedió bajo el socialismo del siglo XXI. Es más, acusan que se asemeja a un tirano que ya gobernó el Ecuador.

«En la máxima desesperación, contratistas cuestionados del Estado, entre ellos la mafia de seguros, han querido usar a mi hija como moneda de cambio por impunidad, mientras la familia Noboa Valbonesi está de luto», espetó el mandatario.

Dirigió su enunciado «al país».  Mientras su exesposa, Gabriela Goldbaum, lo acusa de privar a la hija de ambos de seguridad mientras está en custodia de su madre, él reprocha que sus detractores usan a la menor para extorsionarlo. Pues el mandatario se ha destacado por estar dispuesto hasta a irrumpir una embajada a cambio de negarle la impunidad a criminales.

Causó revuelo internacional cuando capturó al exvicepresidente Jorge Glas, que se asiló en la embajada de México, como lo hizo Evo Morales y como pretendía hacerlo Pedro Castillo. Por eso y más Noboa pretende distanciarse en sus palabras y actos del socialismo del siglo XXI.

No obstante, ante un reciente episodio, ha sido acusado de operar igual que su artífice en Ecuador: Rafael Correa. Tuvo que pasar un lustro para que la Corte Interamericana de Derechos Humanos se atreva a enjuiciar al Estado ecuatoriano por la persecución contra la prensa en el régimen de Correa. Siendo el juez Zaffaroni, cuyo nombre lleva la doctrina que vuelve al agresor «víctima de la sociedad» y a las fuerzas del orden el «brazo opresor», el único que se puso contra la libertad de prensa.

Lo comparan con Correa

Ahora los opositores de Noboa acusan que él se comporta de manera semejante a Correa. Puesto que su Gobierno le suspendió la visa a una ciudadana cubana. Se trata de Alondra Santiago, una periodista que distorsionó el himno ecuatoriano en un intento de hacer una manifestación contra el Gobierno de Noboa. Lo cual la incrimina doblemente, pues interviene en la política local e insta a la rebelión. Este acto fue tomado de la peor manera por la ciudadanía. Pues es punible irrespetar a los símbolos patrios. Y al tratarse de una extranjera sería doblemente grave.

Así se llenó el internet de denuncias y exigencias para que vuelva a Cuba para defender la libertad de expresión, donde es evidente que esta no existe. Mientras otros reprochaban que el accionar del Gobierno de Noboa lo convierten en lo mismo que inicialmente afirmaba combatir.

Paralelamente surgieron los reproches contra los portavoces del socialismo del siglo XXI. Pues ahora se abanderaron de la causa de la libertad de prensa, cuando por lustros defendieron a un mandatario que perseguía frontalmente a los periodistas que lo cuestionaban.

En su defensa, el Ministerio de Interior insta a los medios a comunicarse con el Ministerio de Relaciones Exteriores. Ya que aseguran que el Gobierno recibió información que la presencia de la cubana era peligrosa para la nación sudamericana. Clasificó como “secreto” la información que presuntamente justificaría la suspensión de la visa de la cubana en cuestión.

Pero esto no parece ser suficiente motivo para muchos que acusan que el accionar del Gobierno es peligroso, en cuanto silencia a sus opositores. Y la crítica ha sido transversal. Aunque proviene principalmente de los aliados ideológicos de Alondra, también se han sumado activistas y juristas de toda índole. Pues advierten que deja un precedente peligroso en cuanto a la represión de la libertad de expresión.

¿Una cortina de humo?

Mientras ambas tendencias se contraponen surge la teoría de que toda la situación es una cortina de humo para tapar los avances del caso del asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio. Aunque apenas días después de fenecido hubo seis detenidos, no hubo avances posteriores. Ahora recién se retomó.

También hay versiones que señalan que el revuelo busca distraer el próximo aumento de precios, producto de la quita de subsidios. Esa misma situación puso en peligro la presidencia de Lenin Moreno, que tuvo que pactar con las fuerzas indigenistas que usaron las «brisas bolivarianas» de octubre de 2019 para desestabilizar su gobierno. Ahora le toca a Noboa tener la cintura política para enfrentar este ajuste al bolsillo de los ecuatorianos.

En los próximos días podría haber más claridad. Mientras al joven mandatario le toca enfrentar posibles manifestaciones, reproches incluso de sus simpatizantes y en contrapeso el apoyo de quienes ahora aplauden la suspensión de la visa de una de las mayores promotoras del socialismo del siglo XXI que el votante ecuatoriano rechazó en las urnas.

.
Fondo newsletter