«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

EEUU y Corea del Sur inician una de sus mayores maniobras aéreas conjuntas

Hasta 230 aviones de guerra participan en unos ejercicios importantes como consecuencia de la coyuntura actual en la península de Corea

En un año en el que Corea del Norte ha incrementado – en cantidad y calidad – sus amenazas a la comunidad internacional, Estados Unidos ha mostrado, con palabras y actos, su determinación de defender a sus aliados en la región Asia-Pacífico. De esta manera, ha iniciado unas maniobras militares aéreas junto con Corea del Sur, las mayores de la historia de ambos países.
Hasta 12.000 soldados y hasta 230 aviones de guerra participan en unos ejercicios que, aunque de carácter anual y programados desde hace meses, son importantes como consecuencia de la coyuntura actual. No en vano, constituyen un mensaje de fuerza y unidad apenas cinco días después de que el régimen estalinista de Pionyang lanzara un nuevo misil intercontinental y se autoproclamara ‘Estado nuclear’.
En esta simulación están presentes varias unidades de la llamada quinta generación de cazas a reacción – seis F22 y doce F35 –, dos bombarderos estratégicos B-1B, seis EA-18G; así como varios modelos F-15, KF-16 y F-5 surcoreanos. Así, con estos aviones, los aliados simularán ataques sobre falsas instalaciones nucleares norcoreanas y plataformas autopropulsadas semejantes a las que emplea el régimen acaudillado por Kim Jong-un para desplegar sus misiles.
Un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano se ha afanado en explicar el propósito que guía a esta declaración de fuerza, que en realidad no estriba sino en amedrentar a Corea del Norte, en disuadirla de perpetrar cualquier ilegalidad: ‘El ejercicio Vigilant Ace busca mejorar la capacidad operativa combinada de los países tanto de día como de noche y en cualquier condición meteorológica’.
Aunque desde algunas cabeceras se apunta que estos ejercicios militares, que concluirán el próximo ocho de diciembre, son los mayores de la historia de EEUU y de Corea del Sur, lo cierto es que el país estadounidense se ha limitado a señalar que ‘son comparables en escala a previas ediciones de Vigilant Ace’.

La réplica de Corea del Norte

Corea del Norte, cuyos ilegales ensayos balísticos han proliferado durante el transcurso de este año, no ha tardado en criticar a Washington y Seúl por sus nuevos ejercicios. No en vano, a través del diario oficial del régimen, los ha motejado de ‘estúpidos’ y los ha acusado de mantener una actitud provocadora e incendiaria.
‘Los Estados Unidos y las fuerzas títeres de Corea del Sur son tan estúpidos como para andar jugando a lo loco con semejantes cazabombarderos furtivos (…) Unas maniobras de esta naturaleza son una peligrosa provocación que está arrastrando la tensa situación en la península coreana al borde de una guerra nuclear’, reza el comunicado difundido por el régimen norcoreano, que no cree que, como asevera el Gobierno de la Corea meridional, los ejercicios sean de ‘carácter defensivo’.
A su vez, decenas de personas se congregaron ante la embajada de EEUU en Seúl con afán de protestar contra el Vigilant Ace y exigir una solución dialogada a todas las partes.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter