«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El joven ha asegurado que prefiere morir antes que volver a Marruecos

El Gobierno deporta a Marruecos a un saharaui reclamado por el régimen de Mohamed VI

El joven saharaui retenido en el aeropuerto de Bilbao inicia una huelga de hambre para evitar su deportación - EP

La Audiencia Nacional ha denegado la medida cautelar solicitada por Zehar Errefuxiatuek en un recurso con el pretendía evitar la deportación a Marruecos del joven saharaui, de unos 20 años de edad, al que le han negado la petición de asilo político y que permanece desde hace 12 días retenido en el aeropuerto de Bilbao. Como consecuencia, el solicitante de asilo será devuelto a Tánger en un vuelo que partirá del aeropuerto de Bilbao a primera hora de la tarde.

El joven había llegado a España para huir de la «persecución» y «represión» que sufren en el Sáhara Occidental desde que Pedro Sánchez declaró ese territorio marroquí. Estando aquí, ha tratado de regularizar su situación por todas las vías posibles, pero sus intenciones no han llegado a buen puerto por el interés del régimen en capturarlo. De hecho, el propio Errefuxiatuek ha declarado que prefiere morir a acabar en Marruecos. Esta rápida y contundente repatriación contrasta con la que se ve a diario en las costas españolas, donde cada vez más migrantes acceden de forma ilegal y la gran mayoría consiguen quedarse en la península.

Además, hace tan sólo una década, el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se comprometió a proteger a los saharauis, incidiendo en que España seguía siendo la Potencia Administradora del Sáhara Occidental. Promesa que incumplió después de que Sánchez regalase este territorio a la dictadura marroquí.

Ahora, tal y como han trasladado amigas del joven a LA GACETA, la preocupación es máxima y las noticias no podrían ser peores: «Hasta pasado un día de su huelga de hambre no se le ha respetado su derecho a asistencia médica. De hecho, en torno a las 22:00 de la noche de ayer le asistieron policías para preparar su deportación sin la presencia de un intérprete que pudiera ayudarle a entender la situación».

«Ha dicho que prefiere morir antes que volver a Marruecos. La policía le dice que allí no le pasará nada, pero no se lo pueden garantizar, porque hace tiempo otro activista saharaui fue deportado y sigue estando en la cárcel. Ha sufrido una vulneración constante de sus derechos», concluyen añadiendo que los cuerpos de seguridad han compartido a los medios su buen estado de salud pese a que saben de primera mano que la realidad no es esa.

Desde la Audiencia Nacional, han defendido su negativa explicando que «existe un interés público» en que la institución del asilo «no se desnaturalice y se transforme en un mecanismo de emigración fraudulenta».

Por último, los jueces añaden que, a pesar de que el joven afirma haber sido detenido por participar en manifestaciones «a favor del pueblo saharaui», no se dispone «de más indicio al respecto que unas fotografías de un grupo de simpatizantes y de un teléfono roto».

+ en
.
Fondo newsletter