«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El enfado de China tras el sorprendente órdago de Trump

Como nos hemos cansado de decir aquí, y por mucho que Washington aturda con amenazas y ruido de sables y se reúna con su Estado Mayor y diga que «todas las opciones están sobre la mesa», al final ha prevalecido la lógica y Trump ha anunciado sanciones que no incluyen hacer saltar la Península de Corea por los aires.

Esto no sería, lo hemos dicho, una «magnífica guerrita» en medio del desierto contra un ejército de descamisados. Parece que sí, que Kim tiene la Bomba, y obligarle a que la pruebe cuando, al final, no ha atacado a nadie no sería la medida más inteligente del mundo. Quizá exista un medio de realizar un ataque tan devastador que impida al líder juche reaccionar, pero no es probable, sin contar con que supondría un número espectacular de bajas norcoreanas que, aunque no valen tanto como las americanas, digo yo que algo cuentan.

Así que Trump ha comunicado el resultado de sus deliberaciones en el modo habitual: con un tuit. «Estados Unidos se está planteando, junto con otras opciones, dejar de comerciar por completo con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte«.

Bueno, no es que Corea del Norte sea precisamente un gigante comercial, pero tiene que comer y ¿saben con qué país realiza el 84% de su comercio exterior? Con China, que no es que sea un gigante comercial, sino ‘El gigante comercial’. ¿Estaría dispuesto Estados Unidos a interrumpir todo su comercio con China si Beijing sigue tratando con Pyongyang? ¿De verdad? ¿Lo ha pensado bien Donald?

Es cierto que, a su (tormentosa) salida de la Casa Blanca, el ex ideólogo del trumpismo, Steve Bannon, mostró en una entrevista con The American Prospect su obsesión por la necesidad de emprender una guerra comercial con China, pero, ¿detener de golpe todo el comercio con China? Uno piensa en el volumen diario de intercambios entre los dos países y le da vueltas la cabeza pensando en las consecuencias inmediatas. Para entendernos, China exporta productos a Estados Unidos por valor de 40.000 millones de dólares al mes.

Claro que no tendría que pasar nada si China acepta romper su relación comercial con Corea del Norte. Después de todo, es la que más tiene que perder en caso de guerra comercial con el coloso americano. Por enorme que sea su poderío productivo, su mercado carece aún del desarrollo y la flexibilidad necesarias para capear una crisis así. Y dejar caer al imprevisible y travieso Kim no parece un precio demasiado alto a pagar por evitar el colapso, ¿no?

Pues no, a juzgar por la inmediata y airada reacción de Beijing a las palabras de Trump.
«Lo que nos resulta definitivamente inaceptable es una situación en la que por un lado trabajamos para resolver pacíficamente esta cuestión pero por el otro se someten nuestros intereses a sanciones y riesgos», ha declarado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang, según Associated Press.

Lo que, naturalmente, no significa que Beijing no vaya a pasar por el aro si la decisión de Trump se materializa. Preguntado directamente si China estaría dispuesta a cortar todo lazo comercial con Corea del Norte, Geng respondió que todo depende de lo que se negocie en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Geng también aprovechó la ocasión para despejar el supuesto mito de que Beijing tiene la sartén por el mango de lo que sucede en su vecino norcoreano, y lamentó que todo el mundo hable como si China pudiera detener a Kim cuando desee, dando a entender que el régimen juche va por libre o, al menos, se toma demasiadas libertades sin contar con su aliado asiático.

Naturalmente, no todo el mundo le cree. Casi nadie, en realidad. Julian Assange, fundador del consorcio de ‘hackers’ WikiLeaks, reflejó la visión de muchos al entrar en liza con este tuit: «El 90% del comercio norcoreano es con China. Si Trump bloquea relaciones comerciales norteamericanas con China por valor de 650.000 millones de dólares, [Kim] será inmediatamente depuesto».

Pero China tampoco tiene el menor interés en cerrarle el grifo a Pyongyang, como revela el diario chino Global Times. Una acción así le enfrentaría inmediatamente al incómodo aliado, trasladando la crisis de Estados Unidos a China en un enfrentamiento que solo podría tener un ganador: Estados Unidos.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter