«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Inmigrantes torturados y esclavizados en la Libia post revolución

 

Las grandes potencias bombardearon el país para liberarlos del dictador Gadafi y abandonaron a la población en manos de los señores de la guerra.


Hace algo más de seis años, el dictador Muammar Gadafi fue capturado y golpeado hasta la muerte por una turba de rebeldes después de que un ataque aéreo de la OTAN acabara con su caravana fuera de su ciudad natal de Sirte. Ahora, la percepción ha cambiado: poco antes de dejar la Casa Blanca, Barack Obama admitió que su mayor fracaso como presidente fue no pensar en las consecuencias de la intervención en Libia, después de la c ual el país se vio sumido en el caos. El premio Nobel de la Paz, con la inestimable ayuda de Clinton, se dedicó a armar y financiar a decenas de grupos rebeldes, que después se han agrupado en clanes y han reclamado el poder en el país. Un escenario muy similar hubiera tenido lugar en Siria si finalmente hubiera caído el régimen de Bashar Al Assad.
«Mi peor error fue no planificar el día de después de la intervención en Libia, cosa que creo que había que hacer», afirmó entonces Obama.
Libia, la Libia que conocimos durante años, terminó con la muerte del tirano. Lo que pudiera parecer una incongruencia, pues las potencias occidentales encubrieron las Primaveras Árabes bajo el pretexto humanitario, se convirtió en una realidad a tenor de la situación actual del país. En realidad ya no existe país como tal, pues mafias migratorias y señores de la guerra se reparten el poder. En diciembre de 2015, y con la mediación de las Naciones Unidas, se formó un Gobierno de acuerdo nacional para intentar devolver la estabilidad y la paz al país. Sin embargo, este Ejecutivo, con sede en Trípoli, aún no ha podido consolidar su autoridad sobre el Estado, en donde existen varias facciones opositoras y otro Parlamento, con sede en Tobruk.
El país volvió a la primera plana mundial el pasado mes de octubre tras estrenarse un reportaje de la BBC que mostraba la venta de esclavos en mercadillos de todo el país. “200 euros los más débiles, los otros te los dejo en 500”. Secuestrados y vendidos como esclavos, este es el destino final de muchas de las personas que llegan a la zona para cruzar el mar Mediterráneo atraídas por las ofertas de las hampas.
La Unión Africana aseguró que iba actuar inmediatamente, pero por el momento sus esfuerzos no se han concretado. Un reciente vídeo muestra que las torturas continúan y los inmigrantes son sometidos a un trato inhumano por parte de las mafias.

‘Son torturados y mutilados’

«Capturados, mutilados y cocinados». Así resumió Femi Fani-Kayode, exministro de Cultura de Nigeria, el destino final de los esclavos nigerianos que llegan a Libia.
Fani-Kayode lamentó y denunció la difícil situación de los africanos subsaharianos que llegan a la costa mediterránea con la esperanza de llevar una vida mejor en Europa, pero que son capturados y tratados como esclavos.
Fani-Kayode, que estudió leyes en la Universidad de Cambridge, aseguró que tres cuartas partes de las personas capturadas por bandas criminales y vendidas como esclavas en Libia en la región provenían del sur de Nigeria.
«Sus cuerpos fueron mutilados, sus órganos extraídos y luego son asados. ¡Asados vivos! Esto es lo que hacen los libios a los africanos subsaharianos que buscan un punto de tránsito hacia Europa. Los venden como esclavos y los asesinan, mutilan, torturan o los hacen trabajar hasta la muerte», denunció.
Fani-Kayode también criticó al presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, por no hacer lo suficiente para proteger a las víctimas. En este sentido, lamentó que Gadafi fuera derrocado, lo que creó un vacío de poder que ha permitido al crimen organizado prosperar en Libia.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

 

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter