'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La guerra más allá de la propaganda: 9.000 civiles murieron en Mosul

Nunca la liberación de dos ciudades, Mosul y Alepo, fue tratada de forma tan diferente por los medios.


El 9 de julio cayó Mosul tras un asedio terrible, al igual que meses antes lo había hecho Alepo. Dos ciudades clave en Oriente Medio que recibieron un tratamiento mediático radicalmente diferente a pesar de sus similitudes: ambas habían sido tomadas por los yihadistas y reconquistadas por las fuerzas nacionales apoyadas por sus aliados.
Los grandes medios de comunicación rechazaron celebrar la caída de Alepo, una de las ciudades más castigadas de la guerra siria, porque había sido recuperada por Bashar Al Assad con la inestimable colaboración de las fuerzas rusas. Un ejemplo muy ilustrativo de la realidad mediática de la guerra sería repasar los titulares de El País en la liberación de la urbe siria y Mosul: ‘Irak libera una Mosul arrasada por la guerra contra el ISIS’ por ’47 huérfanos entre los más de 4.000 niños evacuados de Alepo’.
En todos los conflictos la realidad finalmente termina imponiéndose a la propaganda. Los habitantes de Mosul tuvieron que pagar un precio muy alto para expulsar al Estado Islámico y más de 9.000 personas fallecieron durante la ofensiva iraquí que se prolongó nueve meses con el apoyo de la coalición encabezada por Estados Unidos.
Estos datos, oportunamente silenciados por las potencias occidentales, han sido desvelados por los trabajadores de la morgue y los voluntarios que recuperaron los cuerpos de entre los escombros. Las fuerzas iraquíes y la coalición son responsables de la muerte de 3.200 civiles por ataques aéreos, disparos de artillería o proyectiles de mortero entre octubre de 2016 y la caída del Estado Islámico en julio de 2017.
Según una investigación de Associated Press, la mayor parte de las víctimas fueron simplemente «aplastadas» por el fuego aliado. Por su parte, la coalición internacional, que asegura no tener medios para enviar informadores a Mosul, sólo se responsabiliza de la muerte de 326 civiles.
«Fue un asalto en el que murieron un par de generaciones», ha explicado Chris Woods, director de Airwars, una organización que documenta los ataques aéreos y de artillería que se producen en Siria e Irak. «No parece haber ningún desacuerdo al respecto, excepto por parte del Gobierno federal y la coalición. Comprender cómo murieron esos civiles, y obviamente el ISIS jugó un papel importante en eso también, podría ayudar a salvar muchas vidas la próxima vez que ocurra algo como esto. Y el desinterés en cualquier tipo de investigación es muy desalentador», ha sentenciado Woods.
Uno de los puntos cardinales de la investigación pasa por entender que a medida que la coalición y las fuerzas del Gobierno iraquí aumentaban su ritmo, los civiles morían en números cada vez mayores a manos de los teóricos libertadores: de 20 en la semana que comenzó la operación, a mediados de octubre de 2016, a 303 en una sola semana a final de junio de 2017.
Abdel-Hafiz Mohammed, un empresario fúnebre de la zona, ha explicado que después de que la ciudad cayera en manos del ISIS en 2014, su trabajo aumentó gracias al asesinato de homosexuales que eran arrojados desde los tejados en cumplimiento con los preceptos de la sharia. No obstante, Mohammed ha admitido que en los últimos meses he tallado más piedras que nunca: «Familias enteras han muerto en ataques aéreos».

‘Resaltan el sufrimiento sirio’

“La devastación en Mosul y Alepo es comparable, pero los medios occidentales prefieren resaltar el sufrimiento en la provincia siria y menospreciar la difícil situación en la ciudad iraquí”, ha sostenido Seyed Mohammad Marandi, profesor de la Universidad de Teherán, que visitó Mosul con un grupo de expertos por invitación de sus homólogos iraquíes.
El profesor ha explicado que la ciudad iraquí “está casi vacía” y que la vida de la gente “ha sido completamente destruida”. La devastación de la segunda ciudad más importante de Irak “es extraordinaria”, ha recalcado.
Según el experto, los habitantes locales con los que hablaron en su visita “parecían muy contentos de que la ciudad hubiera sido retomada”, pero “todos dijeron que los ataques aéreos estadounidenses fueron muy devastadores y dañinos para la gente común” y denunciaron que muchos civiles murieron en ellos.
 
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

 

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter