Trump retira a EEUU del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El presidente de EEUU, Donald Trump

Los motivos son claros y, realmente, pueden reducirse a dos: el afrentoso trato que la institución dispensa al Estado de Israel y su incapacidad de defender con tino los derechos humanos.


Si hay un vicio que no le puede ser imputado al presidente norteamericano, Donald Trump, ése es la cobardía. Así, desde que fue investido, Trump ha adoptado decisiones que sabía contrarias a los designios de las élites globales (cuyo propósito estriba en erosionar progresivamente los Estados-Nación): retiró a EEUU del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) en los albores de su mandato y ha legislado de modo infatigable contra el aborto, por ejemplo.
Trump ha demostrado nuevamente su valentía este martes, cuando, a través de la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, ha anunciado la salida de Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos del citado organismo supranacional. Los motivos son claros y, realmente, pueden reducirse a dos: el afrentoso trato que la institución dispensa al Estado de Israel y su incapacidad de defender con tino los derechos humanos.
En este sentido precisamente se ha pronunciado el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, en una conferencia de prensa. ‘No dudamos que su creación fue con buena fe, pero tenemos que ser honestos: el Consejo de Derechos Humanos es un pobre defensor de los derechos humanos’, ha asegurado Pompeo, quien ha recordado la presencia en el Consejo de países tan poco comprometidos con los derechos humanos como China, Cuba, Venezuela o la República Democrática del Congo.

Del multilateralismo al bilateralismo

Tras el abandono del Consejo de Derechos Humanos, del TPP y de los acuerdos de París sobre el cambio climático, subyace una concepción concreta de las relaciones internacionales. Trump desea abandonar el multilateralismo imperante en el mundo hodierno y regresar al antañón bilateralismo, basado en la soberanía nacional y más beneficioso para la consecución de los intereses nacionales.
De este modo, el Ejecutivo del republicano se ha mostrado más proclive a negociar directamente con otros Estados que a involucrarse en las actividades de organismos supranacionales en los que intereses de innúmeras naciones deben ser conciliados.
El secretario de Estado norteamericano ha rechazado, además, las críticas suscitadas como consecuencia de la decisión de su Gobierno: ‘Estados Unidos lidera el mundo en asistencia humanitaria; no tomará lecciones de hipócritas’, ha aseverado Pompeo, quien promete que EE.UU no será ‘cómplice’ del Consejo de Derechos Humanos.

Netanyahu aplaude a Trump

Una de las personas que ha acogido con mayor alborozo la decisión del presidente estadounidense ha sido su homólogo hebreo, Benjamin Netanyahu, quien ha expresado su gratitud a Estados Unidos: ‘Israel agradece al presidente Trump, al secretario Pompeo y a la embajadora Haley su valiente decisión contra la hipocresía y mentiras de llamado Consejo de Derechos Humanos de la ONU’.
En esta línea, Netanyahu ha puesto de relieve el sesgo anti-israelí de la institución de Naciones Unidas: ‘Durante años, el Consejo ha demostrado ser una organización sesgada, hostil y antiisraelí que ha traicionado su misión de proteger los derechos humanos. En vez de ocuparse de regímenes que sistemáticamente violan los derechos humanos se centra obsesivamente en Israel, la única democracia genuina en Oriente Medio’.
Cabe recordar, en este sentido, que Israel acumula 68 sentencias condenatorias del Consejo de Derechos Humanos.

Deja una respuesta