Préstamos al instante: ¿qué diferentes tipos existen?

Los préstamos rápidos online se han convertido en un recurso muy extendido para conseguir dinero con urgencia. Si hasta hace unos años había que acudir a los bancos o pasar el mal trago de pedirle ayuda a la familia, en la actualidad es todo mucho más fácil. Basta con elegir una empresa de préstamo, rellenar un formulario y esperar. En cuestión de pocos minutos, el dinero estará ingresado en la cuenta.
Pero no es necesario estar atravesando un mal momento económico para solicitar un crédito al instante. Cada vez más, la población recurre a esta fórmula para financiar asuntos no urgentes, como pueden ser unas vacaciones, la compra de un teléfono móvil o la matrícula en algún centro de estudios.

Tipos de préstamos rápidos

Existen diversos tipos de préstamos al instante. La diferencia radica en la cantidad máxima de dinero que se puede solicitar y en los requisitos para obtenerla.

  • Minicréditos al instante sin papeleos: son ayudas financieras que se otorgan de forma muy rápida, sin necesidad de trámites, avales ni justificantes de ingresos. Por lo general, las cantidades a que se puede optar van desde los 50 € hasta los 700. Algunas empresas ofrecen un máximo de 300 € sin intereses en la primera operación de préstamo y amplían la cifra en créditos sucesivos.
  • Minicréditos al instante con ASNEF: son préstamos rápidos de los que puede beneficiarse cualquier persona, incluso si ha sido incluida en una lista de morosos. Las empresas de crédito online utilizan sus propios baremos para otorgar créditos y no excluyen a las personas que, por el motivo que sea, han sido incorporadas a los ficheros de RAI o ASNEF.
  • Minicréditos sin nóminas: se trata de ayudas económicas que no exigen la presentación de nóminas ni contratos de trabajo. En función de la cantidad solicitada, algunas entidades piden ingresos demostrables, que sirvan para garantizar la solvencia económica del solicitante.
  • Créditos inmediatos a plazos: son productos financieros que permiten devolver el préstamo de forma fraccionada y con una periodicidad estable. Los importes solicitados en estas operaciones suelen ser algo mayores que en los minicréditos; en algunos casos, pueden llegar hasta los 5.000 €.

¿Cómo se tramita un crédito online?

El sector de los créditos rápidos ha crecido considerablemente en los últimos años. Para elegir la mejor oferta, lo más útil es acudir a un comparador de préstamos online. Para obtener la información deseada, tan solo hay que fijar el dinero que se desea obtener y la fecha prevista para su devolución (generalmente un mes). El comparador ofrecerá un listado de las compañías más recomendables, con una información completa relativa a intereses y gastos de gestión. De esa manera, el cliente sabrá exactamente el dinero que deberá retornar y bajo qué condiciones.
Una vez elegida la empresa, será necesario rellenar un formulario con datos personales y añadir el número de cuenta. Los mecanismos están totalmente automatizados, de manera que en pocos minutos se obtendrá una respuesta a la solicitud. Si no existen impedimentos, el dinero llegará a la cuenta el cliente en menos de un cuarto de hora.
Los requisitos básicos para acceder a un crédito rápido son residir en España, ser mayor de edad, tener un DNI y ser titular de una cuenta bancaria.

Deja una respuesta