La Gaceta: 

Dimitir no es un nombre ruso

Opinión