PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Ver biografía
Ocultar biografía

ONU-Vaticano: las cifras reales

La pederastia es un fenómeno brutal que se ha multiplicado con Internet. La ONU estimó ya en 2009 una cifra de 750.000 pedófilos en todo el mundo. Ahora, el mismo organismo ha acusado a la Iglesia Católica. Cada caso es grave, pero las cifras son las que son.

Desde hace décadas, los casos de pederastia en todo el mundo se han multiplicado. A finales del siglo XX más, debido en buena parte a la popularización de Internet.

En septiembre de 2009, la ONU denunciaba que el porno infantil se multiplica en la red y da el salto al móvil, y estimaba que unos 750.000 pedófilos (setecientos cincuenta mil) están conectados permanentemente a la red en el mundo. 

El informe fue presentado en Ginebra y pedía que los países se doten de leyes para combatir el fenómeno a escala internacional. «Si solo hay diferentes legislaciones nacionales, los pedófilos pueden burlarlas utilizando niños de otros lugares», destacó la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la materia, Najat M’jid Maala, según la agencia Efe.

Las noticias sobre detenciones de pedófilos se han multiplicado en los últimos años, a los que se detuvo con abundante material pederasta en relación con menores.

Sweetie, niña virtual creada para descubrir a pedófilos

Por citar un caso: a finales de 2013, la ONG Terre des Hommes entregó a la Policía holandesa los nombres de 1.000 adultos de 71 nacionalidades, entre ellos siete españoles, que, según la organización, eran sospechosos de mantener sexo pagado con menores por internet.

«Unos 750.000 cazadores de menores están conectados a internet en cualquier momento del día, siendo sus víctimas menores, incluso de seis años», dijo el director de Terre des Hommes en Holanda, Albert Jaap van Santbrink, durante una conferencia de prensa en La Haya.

La ONG, que tardó menos de dos meses en identificar a los 1.000 sospechosos, se sirvió de una animación que imitaba a una niña filipina de 10 años -Sweetie-, para tratar de investigar el alcance del fenómeno del sexo pagado con menores por internet.

Según la organización, el turismo del sexo virtual se está convirtiendo en una «epidemia».

La ONU acusa y el Vaticano responde

Esta mañana, el Comité para los Derechos de la Infancia de la ONU ha manifestado, también en Ginebra, que el Vaticano -la Iglesia Católica- debe “inmediatamente” retirar del sacerdocio a todos aquellos sacerdotes que han cometido abusos sexuales contra menores o que se sospecha que puedan haberlos cometido, y denunciarlos ante las autoridades civiles.

Hasta ahora, prosiguen, el Vaticano “ha adoptado políticas y prácticas” que han hecho que continuasen esos abusos «contra decenas de miles de niños».

El Vaticano ha emitido un comunicado en el que afirma que “El Comité para los Derechos de los Niños, al final de su LXV sesión, ha publicado sus Observaciones Conclusivas…», que «serán sometidas a detallados estudios y exámenes con pleno respeto de la Convención en los diferentes ámbitos presentados por el Comité».

El Vaticano, sin embargo, «lamenta ver en algunos puntos de las Observaciones un intento de interferir en la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la dignidad de la persona humana y en el ejercicio de la libertad religiosa», y «reitera su compromiso en la defensa y la protección de los derechos de los niños, en línea con los principios promovidos por la Convención sobre los Derechos de los Niños y según los valores morales y religiosos que ofrece la doctrina católica”.

No pocos observadores recuerdan la divergencia de líneas de actuación de la ONU en materia de anticoncepción, aborto, sexualidad y homosexualidad, con la doctrina de la Iglesia católica.

Trescientos casos hasta 2010

Dando por sentado que un solo caso de pederastia es un hecho muy grave, que la Iglesia considera como «delictum gravius», y que están incluido en los «delicta graviora» del Vaticano, desde 2001 a 2010 «hemos evaluado las acusaciones referidas a unos 3.000 (tres mil) casos de sacerdotes diocesanos y religiosos que remiten a delitos cometidos en los últimos cincuenta años», según la persona encargada de llevar estos hechos, Monseñor Charles J. Scicluna, de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

De los tres mil hechos denunciados y analizados, finalmente «los casos de sacerdotes acusados de verdadera y auténtica pedofilia son 300 (trescientos) en nueve años» (en relación a hechos de las últimas décadas).

«Son siempre demasiados casos, es indudable, pero hay que reconocer que el fenómeno no está tan difundido como se pretende hacer creer», añadía el fiscal vaticano (Avvenire, 13/03/2010).

Medios como la agencia Efe difundieron la noticia, y ‘El Mundo’, por ejemplo, la tituló así: «La Santa Sede defiende a Ratzinger, pero reconoce 3.000 acusaciones».

Fue, en efecto, el Papa Benedicto XVI quien pidió perdón en varias ocasiones en nombre de la Iglesia a las víctimas e impulsó la tolerancia cero. Hoy mismo, el Papa Francisco ha exigido «actuar con determinación» frente a los abusos sexuales cometidos por religiosos, al recibir este viernes en el Vaticano a los miembros de la Congregación para la Doctrina de la Fe, encargada de tales denuncias, y continuar la línea de su predecesor Benedicto XVI.

¿Y qué sucedió en estos trescientos casos? Vuelve a hablar Monseñor Charles J. Scicluna: «En un 10% de los casos, particularmente graves y con pruebas abrumadoras, el Santo Padre asumió la dolorosa responsabilidad de autorizar un decreto de dimisión del estado clerical. (…). 

En el restante 10% de los casos los mismos clérigos acusados pidieron la dispensa de las obligaciones derivadas del sacerdocio, la cual fue aceptada con prontitud. Los sacerdotes implicados en estos últimos casos tenían en su poder material de pornografía pedófila, por eso fueron condenados por las autoridades civiles».

Países con problemas: más datos

Otra cuestión que interesa. ¿De dónde procedían en su maryor parte los sacerdores implicados en casos de pederastia? «Sobre todo de Estados Unidos, que entre 2003-2004 representaban alrededor del 80% de la totalidad de los casos. Hacia 2009 el porcentaje estadounidense disminuyó, pasando a ser el 25% de los 223 nuevos casos señalados en todo el mundo. Efectivamente, en los últimos dos años (2007-2009) la media anual de los casos señalados a la Congregación en todo el mundo ha sido de 250 casos».

Y añade Scicluna: «Muchos países señalan sólo uno o dos casos. Aumenta, por lo tanto, la diversidad y el número de los países de procedencia de los casos, pero el fenómeno es muy limitado. Hay que tener en cuenta que son 400.000 en total los sacerdotes diocesanos y religiosos en el mundo. Este dato estadístico no se corresponde con la percepción creada cuando estos casos tan tristes ocupan las primeras planas de los diarios».

Ahora estamos en 2014. Hay en el mundo aproximadamente 440.000 sacerdores y religiosos. ¿De dónde salen las cifras que algunos manejan?

Sorprendentemente, de eclesiásticos. El representante de la Santa Sede ante la ONU, el arzobispo Silvano Tomasi, informó en 2009, en una declaración ante el Consejo de Drechos Humanos de las Naciones Unidas, que según las estadísticas internas del Vaticano entre el 1,5 y el 5% del clero católico estaba involucrado en casos de abusos sexuales a menores.

Sin embargo, Monseñor Charles J. Scicluna, quien durante los últimos diez años se ha ocupado de lidiar con los casos de pederastia cometidos por sacerdotes, consideraba estas cifras exageradas respecto al número de denuncias llegadas al Vaticano. Según Scicluna, que estudia todos los hechos, las denuncias fueron tres mil, y los casos resueltos como «delictum gravius» fueron trescientos.

Concretemos aún más: 54 condenas en 42 años en Estados Unidos; 94 casos sospechosos en Alemania de un total de 210.000 en todo el país desde 1995, etc.

En Irlanda, una de las naciones más afectadas, el problema fue grave en todo el sistema educativo. El Informe Ryan de 2009 recogió 1090 testimonios con casos de violencia, especialmente física y psicológica, en todo el sistema escolar, desde 1914 hasta el 2000.

«En los próximos días o semanas», señala el P. Lombardi, portavoz vaticano, la Iglesia explicará la composición y las funciones de la Comisión creada en diciembre por el Papa Francisco para investigar los casos de abusos, así como el trabajo de los ocho cardenales designados por el Vaticano para proteger a los niños frente a los abusos.

1 comentarios en “ONU-Vaticano: las cifras reales
  1. Pingback: El Estado del vaticano, un agente con privilegios de doble moral : Libre Pensador

Deja una respuesta