«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Bob Dylan interactivo

Luego de casi 50 años, presenta el videoclip de «Like A Rolling Stone» y deja boquiabierto al mundo de la música

A sus 72 años, Bob Dylan sigue impactando al mundo del espectáculo.
No todo el mundo puede presumir de la carrera que ha encabezado, y menos aún de estar mostrando nuevas posibilidades digitales, logrando alianzas y, además, haciéndolo con un tema que cumplió ya 48 años de existencia.

Casi 50 años después de crear «Like A Rolling Stone», el icónico tema que ha identificado no solo a una generación sino que ha definido la estética del cantautor norteamericano, por fin la canción tiene un videoclip. Y la espera valió la pena.

El material, lanzado en la propia página web oficial de Dylan, es un video interactivo de concepto rompedor: en una pantalla que simula la de un televisor se muestran diferentes canales que se pueden cambiar a gusto y en todos se observan escenas de programas de concursos, cocina, noticias, un juego de tenis, el clima, reality shows, documentales y dramas cuyos personajes literalmente cantan la pista del nacido en Duluth, Estados Unidos, en 1941. Son en total 16 canales para escoger, o para hacer zapping.

En uno de los canales, claro, aparece el mismo Robert Zimmerman interpretando el tema en 1966 (proporcionando la banda sonora sobre la que se montan los demás videos), al estilo VH1.

«Like A Rolling Stone» ha sido nombrada la mejor canción de todos los tiempos, y ahora tendrá nueva vida con el material producido por la agencia Interlude, dirigido por Vania Heymann.

Los canales son verosímiles, incluso con clips de programas existentes en la vida real, como The price is right o Pawn stars. En otros, se intercambian imágenes reales con público contratado (como en el tenis), y para algunos consiguieron que los presentadores se prestaran para la grabación.

Heymann confesó a la Rolling Stone y a Mashable que tardaron un par de meses en producir el material, construyendo una hora y 15 minutos de video que se transforma en 5 minutos de videoclip al estar superpuesto.

Las audiciones y las grabaciones fue lo más complicado. Algunos actores salían diciendo que «esto es muy raro», mientras el director explicaba una y otra vez en los rodajes que «al final, todo estará conectado», para darle sentido. Lo más difícil era actuar una idea mientras se cantaba otra cosa.

Quienes salen en pantalla van siguiendo las letras de la canción, pero actúan en la realidad del canal de televisión, vendiendo un producto o leyendo una noticia económica, en teoría.
De hecho, la receta que se prepara de un postre, puede seguirse y hacerse en casa, tomando los datos de los gráficos y el ejemplo de preparación de Adeena Sussman, aunque la cocinera esté cantando y no relatando el proceso.

El director del videoclip también aparece como una víctima de una puñalada en las noticias, que canta un verso a la cámara de seguridad. El perpetrador es uno de los productores ejecutivos del material.

Dylan protagonizó el icónico videoclip de «Subterranean Homesick Blues» (1965), aquél donde sostenía carteles con las letras en un solo plano, salido del documental Don’t Look Back (1966). Ahora, con esta versión del siglo 21 de su «Like A Rolling Stones», vuelve a subir al podio de los innovadores del género, más que por su factura técnica, por la creatividad aplicada y la sencillez de las ideas, que esconden un gran esfuerzo de producción.

 

TEMAS |
.
Fondo newsletter