«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

UGT externaliza sus encargos laborales

Suma y sigue… no hay día sin la última de UGT. Eso sí, la última, más gorda que la del día anterior, como no podía ser de otra manera. La que nos ocupa hoy es de dos orejas y rabo. La cuenta El Mundo con mucha gracia y consiste, más o menos, en lo siguiente: el sindicato, socialista y trabajador, va y le cobra a la Junta de Andalucía del compañero Pepe Griñán 700 carteras, valoradas en casi cien mil euros, que la Administración andaluza había destinado, en principio a publicidad para planes formativos para desempleados. Decimos en principio porque una partida pública en manos de una Administración socialista como la que nos ocupa se sabe dónde empieza pero no donde termina… o si prefieren, se sabe por dónde entra pero no por qué parte del balance puede salir… me estoy liando…

 

Lo cierto es que lo chusco del asunto llega cuando el propio secretario de Administración ugetista se compra un modelo de la citada maleta en una tienda de Salvador Bachiller y le pide a uno de sus proveedores que le haga todas las copias del original para abaratar la factura. El rizo del más-barato-todavía se completa cuando el trabajo se encarga a un determinado país del sudeste asiático, donde las condiciones laborales de sus trabajadores son, como se sabe, fastuosas, con 16 pagas extras, jornadas de seis horas diarias y semana inglesa. Eso sí, los tíos se las cobraron a la Junta –siempre según El Mundo- como si fueran de la citada marca… fetén. Y las facturaron de forma… creativa, como hacen ellos.

 

Cabe imaginar, continúa el diario de Pedro J. “en qué pensarán hoy los trabajadores de la compañía española, una firma de tradición familiar, con solera y tiendas en las principales ciudades del país, cuando sepan que UGT les estafó copiando su diseño y encargándolo al extranjero”. Las carteras fueron el obsequio que UGT entregó a los asistentes a su IX Congreso en Andalucía. La sinvergonzonería es de tal calibre que Méndez, ese del que no sabemos ni lo que gana, no va a tener que dar más remedio que dar explicaciones urgentes. Casi todos los grupos políticos –hasta el PSOE, manda narices–, se lo han exigido ya en el Congreso.

 

Compañero Méndez, mucho nos tememos que vas a tener que ir saliendo porque ahora sí que estás rodeado. A ver si en la próxima entrevista televisiva que te haga la Ana Pastor de turno o quién sea, tienes la santísima jeta de seguir diciendo que “esto de la dimisión” no lo descartas, tal vez, quizás, como escenario o hipótesis posible.

 

Y hoy también, rompiendo nuestra tradición de patio orientado más bien hacia la cosa político-social nos vamos a dar una vuelta por la económica que viene jugosa, o al menos al abajofirmante se lo parece. Cuenta Cinco Días el “fin de la crisis de YPF”. Una complejísima operación político-empresarial que ha llegado a hacer temer, seriamente, por la buena marcha de las relaciones diplomáticas entre tres países, España, México y Argentina, a vueltas con la expropiación forzosa (como todas las expropiaciones) por la vía de urgencia, con nocturnidad y alevosía de la pata argentina de Repsol. Al final han tenido que intervenir el presidente mexicano, Peña Nieto, y el español, Mariano Rajoy, que ha puesto en un avión nada menos que al ministro de Industria, José Manuel Soria y al presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, que se han plantado en Buenos Aires y han desecho el nudo gordiano. 5.000 millones finalmente para resarcir a la petrolera española –y a su primer accionista– la entidad de Fainé de los perjuicios ocasionados por los caprichos de la Kirchner y de su querido Kicillof. Un éxito de la diplomacia española. La política y la empresarial. Al César, lo que es del Césdar.

 

Eurico Campano 

 

TEMAS |
.
Fondo newsletter