Berlusconi y Tomás Gómez comparten el mismo trance