André Marty o fijar el precio de la vida humana en 75 céntimos, el precio de un cartucho