Los asesinados por los republicanos seguirán en las cunetas