La persecución religiosa que pretende ocultar la Memoria Histórica