«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Cambio de Tercio

La Economía del Toro

Diego Sánchez de la Cruz es colaborador habitual en prensa escrita, radio y televisión. Además, es director de la consultora Foro Regulación Inteligente, profesor universitario e investigador internacional del Instituto de Estudios Económicos. En clave taurina, participa en las tertulias y debates del canal Toros de Movistar, así como en otros espacios taurinos de medios, como EsRadio. Su proyecto "La Economía del Toro" es una de las cuentas más influyentes del sector taurino en redes como Twitter (+20.000 seguidores). Ha realizado decenas de estudios económicos y estadísticos del sector cultural taurino. Sus escritos taurinos de índole filosófico y artístico han sido reconocidos con el Premio Zumel de Ensayo Literario-Taurino en tres ocasiones.

La Economía del Toro

Diego Sánchez de la Cruz es colaborador habitual en prensa escrita, radio y televisión. Además, es director de la consultora Foro Regulación Inteligente, profesor universitario e investigador internacional del Instituto de Estudios Económicos. En clave taurina, participa en las tertulias y debates del canal Toros de Movistar, así como en otros espacios taurinos de medios, como EsRadio. Su proyecto "La Economía del Toro" es una de las cuentas más influyentes del sector taurino en redes como Twitter (+20.000 seguidores). Ha realizado decenas de estudios económicos y estadísticos del sector cultural taurino. Sus escritos taurinos de índole filosófico y artístico han sido reconocidos con el Premio Zumel de Ensayo Literario-Taurino en tres ocasiones.
Festejo de recortadores. Europa Press

Se dispara el número de festejos taurinos populares celebrados en España

2 de agosto de 2022

La pasada década fue muy complicada para el sector taurino. A la persecución animalista desde las instituciones públicas se le sumó la crisis económica y el vaciamiento de las zonas rurales, de modo que se terminaron perdiendo miles de festejos mayores. Cerca del 90% de la caída se concentró en plazas de Tercera Categoría o en recintos portátiles. Entre 2012 y 2018, el número de festejos mayores organizados en España cayó de 1.997 a 1.521. 

Sin embargo, mientras bajaba el número de corridas de toros, espectáculos de rejoneo, novilladas o festivales, se produjo un silencioso pero fortísimo avance de los festejos populares. El número de encierros, capeas, sueltas de vacas, concursos de recortadores y demás celebraciones se disparó de 13.815 a 17.698. Es decir, que por cada festejo mayor que dejó de programarse se añadieron ocho nuevos eventos de tauromaquia popular. 

Hay razones económicas muy poderosas que explican este trasvase. Organizar una corrida de toros puede suponer un desembolso de 50.000 euros, mientras que programar un festejo taurino popular cuesta entre cinco y diez veces menos. De modo que, en tiempos de estreches económicas, la tauromaquia en las calles y en el campo se ha convertido en una válvula de escape que compensa parte del descenso de la actividad taurina en las plazas. 

¿Hasta qué punto comparten público unos y otros espectáculos? Desde el ámbito de los festejos mayores hay quienes aspiran a atraer a los aficionados al toro en las calles, pero no faltan quienes se muestran más escépticos ante esta posibilidad y consideran que ambas culturas parten de un mismo tronco pero no exhiben tanta complementariedad. 

Dentro de la geografía española, algunas de las comunidades que celebran más festejos taurinos populare  figuran también entre las que organizan más espectáculos mayores. Tanto Castilla y León como Castilla-La Mancha dan alrededor de 350 festejos mayores al año y programan, respectivamente, 1.900 y 1.300 festejos populares por temporada. 

Sin embargo, también hay casos como el de Comunidad Valenciana, donde se dan 50 festejos mayores pero la cifra de espectáculos populares asciende a 9.000. Algo parecido sucede en Aragón, donde también hay una disparidad muy significativa, con un total de 2.000 encierros, capeas, sueltas de vacas, concursos de recortadores y demás celebraciones, frente a 50 corridas de toros, espectáculos de rejoneo, novilladas o festivales.

Este 2022, todo apunta a que el segmento de la tauromaquia popular logrará recuperar parte importante de la actividad que venía programando antes de la pandemia. En El Heraldo de Aragón se habla explícitamente del “resurgir de los festejos taurinos, con una demanda tan fuerte que las empresas, ganaderías y profesionales del sector no dan abasto”. Algo parecido transmiten las peñas taurinas de la Comunidad Valenciana, donde Las Provincias avanza que la temporada 2022 “va a crecer un 30% con respecto a la temporada 2019, anterior a la pandemia, y gracias al dinero ahorrado se podrán financiar en torno a 13.000 festejos, lo que hará del presente curso el año con más toros en la calle de la historia”.

TEMAS |

Noticias relacionadas

.
Fondo newsletter