La historia de Nano, la chica noruega que se siente gato

Es noruega, se llama Nano y afirma que es un gato, pese a tener aspecto humano. Se dio cuenta de que “era un felino” a los 16 años y ahora asegura que “ha nacido en el cuerpo equivocado”. “Yo he nacido gato y seré un gato toda mi vida”, dice.

Su “ridícula” historia, que salió a la luz el año pasado y ya tiene más de 4 millones de reproducciones en You Tube, no tiene desperdicio. Señala que odia el agua, se asea con manoplas de peluche que empapa en saliva, camina a cuatro patas, se ha puesto unas orejas y un rabo postizos, y porta un cascabel al cuello. Para más inri manifiesta que tiene una audición superior a un “ser humano” y que la vista que le permite cazar ratones en la oscuridad.
Asevera que maúlla cuando encuentro a perros en la calle y ronronea con asiduidad.
Ahora se ha viralizado en las redes con motivo del Orgullo Gay. Algunos internautas han pedido con cierta ironía que no se discrimine “a las personas atrapadas en cuerpos extraños”. 
Leer más…

Ordeñar vacas también es machista

Deja una respuesta