«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Sólo Italia presenta peores datos

España es el penúltimo país de la UE en tasa de ocupación

Oficina del SEPE. Carlos Luján / Europa Press

Estamos cerrando el mes de noviembre cuando escribo este artículo y espero con mucho interés los datos del paro con los que nos va a bombardear el gobierno para explicar que España va bien.

Todos sabemos que España está pasándolo mal y, de nuevo, los núcleos familiares empiezan a cerrar filas para apoyarse. Abuelos, padres, hijos y nietos empiezan a unir fuerzas para tratar de pasar unas Navidades confortables, en familia y posiblemente con desconexión tanto política como económica.

Va a ser un diciembre tranquilo, si el gobierno no la lía más de lo habitual y desde aquí lo mejor que les puedo decir, es que, si fuesen capaces de hacer un mes de terapia de estar sin hablar con los medios de comunicación, ni utilizar las redes sociales, seguro que mejoraban sus expectativas como gobierno.

Pero, como tienen algo en sus venas, que les corroe la sangre sino hablan, seguro que más de un día nos lo amargan. Como decía, tengo muchas ganas de ver qué dice Yolanda Díaz del paro, y cómo nos cuenta que en este noviembre ha conseguido que no haya más parados y que va a ser el mejor mes de noviembre de múltiples años atrás.

Estoy trabajando con mi socio en desenmarañar los datos de paro, para saber qué está pasando con los fijos discontinuos y nos falta muy poco para dar con la tecla de saberlo, sino al 100%, con un nivel de confianza muy alto, pero queremos y necesitamos ver las estadísticas que publicará el SEPE, para darle una última vuelta de tuerca a este posible análisis.

Cómo está España comparada con el resto de Europa

Sabemos que somos la cuarta economía de la Unión Europea y sabemos también que somos el país número uno en tasa de paro con un 12,7%, pero lo que nunca se usa es la tasa de ocupación, definida como el porcentaje de trabajadores sobre la población total.

Este dato, que es muy fácil de calcular, quizás por eso, no se usa casi nunca, pero nos muestra el porcentaje de gente que tenemos trabajando, cotizando, pagando impuestos, en cualquiera de los sectores productivos, incluido las Administraciones públicas.

Así que lo más sencillo es obtener de Eurostat la información última actualizada de población y todos los países miembros la han aportado al 30 de junio de 2022. Los datos de empleo también están para los 27 países a esa misma fecha, así que ya tenemos pintado el resultado: en la UE a finales de junio la población era de 448,9 millones de personas y estaban trabajando, y por lo tanto contribuyendo a la riqueza de sus países y por ende a la de Europa, 213,1 millones, lo que quiere decir es que a esa fecha estaban trabajando y tienen empleo el 47,5% de la población.  O lo que es lo mismo la tasa de ocupación en la Unión Europea es de un 47,5%.

En este cuadro podemos ver que, efectivamente, los cuatro grandes son los que más personas tienen trabajando. Desde Alemania que aporta 45,3 millones de trabajadores, a una España que es la cuarta que aporta 20,5 millones.

También observamos que a 30 de junio es Países Bajos el país de más alta tasa de ocupación que es un 56,2% de su población trabajando, seguida de Alemania, donde está colocada el 54,0% de su población. Les siguen la pequeña Malta, que da trabajo al 53,0% de los malteses, y Dinamarca, que lo hace con el 52,9%.

El lastre Mediterráneao

Pero en esta lista faltan tres de los cuatro países más importantes de la UE y que forman el eje del Mediterráneo. Este mar debe tener algo de problemático, pues Francia, ocupa la posición número 24 con solo un 44,1% y 3,6 puntos por debajo de la media, le sigue España en el puesto 27, con un 43,2%, y el último lugar lo ocupa Italia, con un 42,7%.

Francia con Macron, que lleva ya camino de seis años, va a quedar destrozada. No es que el la cogiese muy bien, porque los socialistas franceses habían hecho de las suyas y desde ahí el Partido Socialista Francés ha desaparecido.

Italia, gobernada durante mucho tiempo por Berlusconi y después por una alianza de izquierda, ha quedado muy tocada y Meloni tiene un país descarajado.

Y qué decir de España, con un gobierno socialista-comunista, liderado por proetarras e independentistas catalanes que son los que llevan la nave, comandada por el mayor depredador económico que haya conocido España. Se ha gastado 320.000 millones de más, en solo cuatro años, para tener la peor economía de Europa, haber hecho decrecer la renta per cápita en un 4,1% (la peor), no haber recuperado todavía el PIB de 2019 (el peor) y es el que más ha endeudado a su país y el que más paro tiene.

.
Fondo newsletter