Ecuador debe elegir

EDITORIAL
El candidato presidencial ecuatoriano Guillermo Lasso y la política local Nathalie Viteri viajan en un camión durante el mitin de clausura de Lasso antes de la votación presidencial del 7 de febrero, en Guayaquil, Ecuador. 4 de febrero de 2021. REUTERS/Santiago Arcos

Nuestros hermanos ecuatorianos deben elegir hoy entre libertad o socialismo de siglo XXI; entre ser aliados del mundo libre o súbditos del castrochavismo; entre combatir al comunismo o volver al pasado corrupto; entre la templanza colombiana o el desastre venezolano; entre la Unión Europea (a veces) e Irán; entre la libertad de expresión o la censura represiva; entre el rigor histórico o la memoria falseada; entre la unidad o el separatismo indigenista; entre la prosperidad o el saqueo sistematizado; entre la cultura de la vida o la cultura de la muerte y, al fin, entre la Hispanidad o la hispanofobia.

Tras los recientes y lamentables éxitos del socialismo del siglo XXI que pareció durante unos pocos años que se retiraba a sus tiranías de siempre, Ecuador, ahora (Perú en unas pocas semanas), será la prueba de fuerza de la madurez de una nación de electores para no dejarse engañar —de nuevo— por el fugado y corrupto correísmo al servicio de organizaciones socialcomunistas trasnochadas, ineptas y zapateristas como el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla.

Un Ecuador libre, con una voz firme en Iberoamérica y ante el mundo y que mire al futuro consciente de haberse sacudido el parásito del socialismo, sería la primera gran noticia de 2021 y una esperanza para la libertad de toda la Iberosfera.

Deja una respuesta