«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
11 de octubre de 2022

Más nación, menos partitocracia

Banderas ondeando en una manifestación por la defensa de la unidad de España. Shutterstock
Banderas de España. Shutterstock

Después de abrir debates que el «consenso socialdemócrata» creía cerrados, la tercera fuerza nacional, VOX, ha propuesto, a través del documento «España Decide», que se establezcan consultas a los españoles sobre cuestiones de especial trascendencia que afectan a su bienestar y a su seguridad.

En un momento en el que asistimos al reparto de millones de euros en subvenciones a partidos, sindicatos y patronal, mientras la crisis y la inflación azotan los bolsillos de los españoles y reducen su poder adquisitivo; a la pérdida progresiva de la soberanía energética de España, con millones de familias sin poder pagar las facturas de la luz o del gas; a unas leyes de género que han cercenado la igualdad entre los españoles; a una política de puertas abiertas a la inmigración ilegal que ha aumentado la inseguridad en los barrios; a un sistema educativo que ha permitido la persecución del español en regiones como Cataluña, Galicia, País Vasco, Comunidad Valenciana y Baleares; a la presencia en la dirección del Estado de partidos separatistas y proetarras que atacan a la unidad nacional; a una guerra artificial del agua promovida por las comunidades autónomas, las oligarquías regionales y los activistas climáticos… es una buena noticia que VOX proponga que se consulte a los españoles si quieren o no un cambio de rumbo. Y que recuerde que hay un mecanismo constitucional, olvidado por tantos que se autodenominan constitucionalistas, que faculta a los españoles para ello: el artículo 92 de la Constitución.

Países como Suiza tienen asentadas las consultas, los referéndums. La anomalía es que en 40 años no se haya consultado a los españoles sobre materias que les condicionan hoy y que condicionarán a sus hijos mañana. Todo se ha dejado en manos de las formaciones políticas y del capricho ideológico del Gobierno de turno. Se debe permitir que la España real elija, decida… e impedir que lo hagan por ella burócratas en despachos de Bruselas. Es puro sentido común.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter