«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EDITORIAL
|
30 de septiembre de 2022

Agua por votos

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. (E.Parra / Europa Press)
El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. (E.Parra / Europa Press)

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere intensificar la artificial guerra del agua entre territorios, promovida por las comunidades autónomas, las oligarquías regionales y los activistas climáticos que tanto atacan al mundo rural, con un plan para recortar un 40% desde 2027 la cantidad de agua que cada año se trasvasa a Alicante, Murcia y Almería desde la Cuenca del Tajo.

La insensata y electoralista decisión pone de nuevo de manifiesto la falta de escrúpulos del socialismo, capaz de fomentar el enfrentamiento entre españoles para tratar de sacar rédito en el año electoral que se avecina.

La sequía persistente en algunas zonas de España, fundamentalmente en el Levante, se puede resolver con una política que, bajo los principios de cooperación territorial y justicia distributiva, modernice y mejore las infraestructuras, y permita llevar agua de las cuencas excedentarias a las deficitarias.

La actual desigualdad en el acceso a los recursos hídricos está ya provocando importantes daños en nuestro ecosistema… y hay avisos de que si no se actúa con prontitud y diligencia podrán llegar a ser irreversibles. Es urgente, por tanto, un Plan Hidrológico Nacional que impida las jugarretas partidistas del PSOE y garantice el suministro de agua [de calidad y en cantidades suficientes] para las necesidades de la población, del campo y de la industria de todos los rincones de España.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter