«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
candidato de vox a la presidencia de las islas baleares

Jorge Campos: «Con Armengol las Islas se han convertido en un sitio hostil para los que no comulgan con el pensamiento único»

Jorge Campos, candidato de VOX a la presidencia de las Islas Baleares. Europa Press
Jorge Campos, candidato de VOX a la presidencia de las Islas Baleares. Europa Press

Para Jorge Campos, candidato de VOX a la presidencia de las Islas Baleares, el Gobierno de Francina Armengol ha supuesto el fin de la libertades en la región. Con un problema de inseguridad incipiente en las Islas como consecuencia de la inmigración ilegal descontrolada y mientras se incrementa la desprotección y el abandono que sufren el español y los baleares que están en contra del separatismo, Campos asegura que, sólo con VOX, la región «volverá a ser la que era antes».

¿Qué puede salvarse de la legislatura que ahora finaliza en Baleares?

Que VOX entró en las instituciones, que conseguimos grupo parlamentario propio en el Parlamento de las Islas Baleares y que esperamos doblar los resultados. Y eso significa no que mis compañeros y yo consigamos un escaño, sino que daremos a cada ciudadano un escaño en el Parlamento balear. En estos cuatro años se han escuchado cosas en los plenos de la Cámara autonómica que nadie se había atrevido a decir. Hemos roto el bipartidismo y el consenso progre, hemos llevado la realidad de la calle al Parlamento. Y la verdad les duele, vaya si les duele. Sólo basta ver cómo pleno tras pleno Armengol y los suyos insultan a los votantes de VOX. Son profesionales del odio, la ruina y la miseria.

¿Y nada puede salvarse de la gestión de la socialista Francina Armengol y de su Gobierno tripartirto de PSOE, Unidas Podemos y Més per Mallorca?

Nada puede salvarse de la desvergüenza; resulta del todo imposible extraer un solo dato positivo de las últimas dos legislaturas. Han sido ocho años de consecuencias, sólo de eso, de consecuencias dramáticas para los ciudadanos de Baleares. Las Islas han pasado de ser un lugar de referencia, una potencia económica y de bienestar, a una pesadilla burocrática, legislativa, un sitio hostil para los que no comulgan con el pensamiento único. Hubiera sido mejor que Armengol y sus consejeros se hubieran ido a su casa y dejaran de trabajar, así no habrían causado más daño. De buena gana les hubiera pagado el sueldo para que no hicieran nada. Se han empeñado a pico y pala en destruir lo que era un paraíso en todos los sentidos.

¿A qué se refiere cuando habla de destruir el paraíso?

A cuestiones tan importantes como las relativas, por ejemplo, al bolsillo de los ciudadanos. Los datos son tozudos, la izquierda intenta retorcerlos, pero son los que son. El propio Gobierno de Sánchez reconoce a través del INE que la pobreza es endémica en las Islas, más del 22 por ciento de las familias están en riesgo de pobreza y exclusión social, casi 270.000 personas. Tenemos una de la tasa más altas de impagos de hipotecas y plazos aplazados, las familias no llegan a fin de mes y se multiplican las colas del hambre.  Y el Gobierno de Armengol, con el presupuesto más alto de la historia, no deja de despilfarrar en asociaciones, entidades, ONGs afines, y organismos oficiales inútiles. Para el catalanismo y el separatismo siempre hay dinero.

¿Existe relación entre la delincuencia y la inmigración ilegal?

Sí, es algo indudable. No por mirar hacia otro lado y no querer verlo, el problema deja de existir. Baleares es una ruta consolidada de inmigración del norte de África, batimos marcas cada año. El año pasado llegaron 174 pateras con 2.570 inmigrantes ilegales, la mayoría argelinos con antecedentes y de ambientes delincuenciales. No lo digo yo, lo dicen las asociaciones y sindicatos policiales. Las Islas tienen una tasa de criminalidad de 64 delitos por 1.000 habitantes, la más alta de España. Insisto, son datos oficiales. Estamos importando formas de vida incompatibles con la nuestra, delincuentes, estamos diciendo: «Bienvenidas pateras, fuera cruceros de turistas». Es demencial. Llegan en patera sin control sanitario, sin saber quiénes son y qué intenciones traen, y quedan libres en las calles. Y el Gobierno de Armengol se niega a responder a VOX y a decir cuánto cuesta esa invasión y qué ayudas reciben. Hay barrios de Palma y de nuestros pueblos en los que la gente honrada tiene miedo a salir a la calle. No es alarmismo, es la realidad. Es intolerable e injusto, también para los muchos inmigrantes legales que se han integrado, que son buenas personas y que ven cómo los que no cumplen la ley les pasan por encima.

¿Faltan medios policiales en Baleares?

Faltan, y hay interés en que falten. El mantra de la izquierda es que con una Policía autonómica propia las Islas serían un oasis de seguridad. Están haciendo todo lo posible para echar a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, a los funcionarios de prisiones… Cobran 800 euros al año de plus de insularidad cuando un alto cargo del Gobierno balear se levanta 16.000. Es una vergüenza que los que se juegan la vida por nosotros sean tratados con este desprecio. Hemos defendido numerosas iniciativas para equiparar el plus de insularidad con Canarias y la izquierda se ha reído de ellos; Armengol llegó a firmar un acuerdo con los sindicatos el año pasado y nunca más se supo. Los guardias civiles destinados en Ibiza llegan a dormir en sus coches. Vergonzoso. ¿Cómo van a venir a trabajar a Baleares en estas condiciones, cuando además tienen que escolarizar sus hijos en catalán?

Uno de los problemas de los que más se habla en Baleares es el de la falta de vivienda y los elevados precios de compra y alquiler…

¿Cómo no lo van a ser? Armengol apenas ha hecho 500 VPOs en 8 años. Prefieren demonizar a los propietarios y hacerlos responsables de su fracaso. ¿Quién va a alquilar cuando corre el riesgo de que no le paguen, de que le ocupen la casa? No nos engañemos: la mayoría de ocupaciones son de delincuentes. Las personas que necesitan una casa deben ser atendidas por los servicios sociales, no podemos condenar a los propietarios por la ineficacia de las supuestas políticas sociales de la izquierda. Al okupa, patada y punto, a la calle. Pero no es sólo eso, tampoco ponen suelo a disposición de los promotores para construir VPO. La culpa siempre es del propietario. La izquierda odia la propiedad privada… Cuando no es la suya, claro.

¿En qué estado se encuentra la economía en las Islas tras la pandemia?

La situación es dramática. No nos hemos recuperado del cierre de negocios ni de la destrucción de empleo. Tenemos el espejismo de la recuperación que intentan vender, pero que no es cierto. Por ejemplo: si uno sale y habla con los empresarios y autónomos del sector turismo le dirán que han facturado cifras similares a las de 2019, pero que el beneficio se ha quedado en nada. Con la inflación desbocada y la terrible presión fiscal es muy difícil sacar algo de beneficio. La voracidad de la izquierda en Baleares es insostenible. No sólo quieren saquear el bolsillo del contribuyente, es que además su empeño sólo sirve para sus desvaríos ideológicos. Ni en plena pandemia dejaron de subvencionar el catalanismo y entidades separatistas. La gente perdía empleos y  negocios, pero el pancatalanismo bebía champán porque no les faltaba su maná…. Nos prohibieron salir de casa y a Armengol la pillaron de copas saltándose el toque de queda. El dinero donde mejor está es en los bolsillos de las familias. Se pueden bajar impuestos, y mucho. El único secreto es acabar con el gasto superfluo y los caprichos ideológicos. Hablan de consumismo, cuando el consumismo más salvaje es el de los que quieren hacer la revolución con dinero público. Esa es su idea de la economía, el saqueo y la fiesta.

Ha nombrado varias veces a la familia. ¿Qué lugar ocupa en el programa político de VOX en Baleares?

Es fundamental. Siempre hemos defendido a la familia. Hay que entender que la unidad básica de la convivencia humana desde el principio de los tiempos es la familia. Ir contra la familia no sólo es una estupidez, además es una aberración antropológica. La familia debe estar en el centro de todas las políticas. Hemos llegado al absurdo de hacer un informe de impacto de género para construir una carretera, pero no uno de familia en leyes sanitarias, sociales o fiscales. Ahora algunos se suman al carro de defender las familias porque ven que, como en otras tantas cosas, VOX tiene un discurso claro que intentan copiar. Es curioso que los que más nos critican son los mismos que nos copian, aunque luego, cuando gobiernan, no cumplen nada de lo que han prometido. Por eso VOX debe entrar en el Gobierno balear.

¿Me puede poner algún ejemplo?

Por ejemplo para garantizar el derecho de las familias a elegir en qué lengua quieren escolarizar a sus hijos. Todas las leyes de imposición del catalán en la educación son del PP. Armengol no ha necesitado ninguna nueva ley, ni tocar una coma para seguir con su plan pancatalanista en las escuelas, a eso me refería. En Baleares no se puede estudiar en español, hemos visto cómo se expulsaba a chavales de un colegio por colgar una bandera de España durante el Mundial, cómo una profesora insultaba a los votantes de VOX—y recuerdo que la grabaron— y aquí no pasa nada, la Consejería de Educación no actúa, protege a los adoctrinadores. Todo esto sucede cuando Baleares está en cabeza de fracaso y abandono escolar. El resultado es que estamos malogrando el mayor capital que tiene una sociedad que quiere progresar: sus niños y jóvenes.

¿Qué se juegan los ciudadanos de Baleares el 28 de mayo?

Se juegan más de lo que los defensores del bipartidismo nos quieren hacer creer. Baleares es la punta de lanza del separatismo y de los pactos frentepopulistas. Pedro Sánchez ha copiado el modelo de Armengol. Las Islas no podrán soportar cuatro años más de políticas de izquierdas sin sufrir un daño irreversible. Baleares es una tierra en la que se impone el pensamiento único, se alienta y subvenciona al separatismo, se fomenta el odio a todo lo que huela a español, se insulta a los turistas, se ocultan abusos y violaciones a menores tuteladas, se despilfarra el dinero público, 17 millones en más de 200 asesores de Armengol, no se construye VPO, se protege al okupa y se premia al inmigrante ilegal…. Esto va mucho más allá de un cambio de modelo social, es la destrucción de nuestra sociedad tal y como la conocemos. Y eso sólo puede pararlo VOX, el voto de los ciudadanos será útil y determinante para frenar este suicidio colectivo al que nos conducen Armengol, Sánchez y sus socios comunistas y separatistas.

TEMAS |
.
Fondo newsletter