«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La CUP exige a Puigdemont que extienda la purga a los alcaldes críticos

La portavoz del secretariado de la CUP, Núria Gibert, ha celebrado que se haya «apartado a los consejeros autonomistas» del Gobierno regional y ha exigido a Puigdemont que «ponga orden» también entre los alcaldes del PDeCAT que no estén comprometidos con el referéndum.

Puigdemont ha anunciado que el presidente de Junts pel Sí, Jordi Turull, asume el Departamento de Presidencia y la portavocía en sustitución de Neus Munté, el concejal Joaquim Forn releva a Jordi Jané en Interior y la economista Clara Ponsatí es el recambio de Meritxell Ruiz en Enseñanza para afrontar la consulta prevista para el 1 de octubre.
Gibert ha dicho en rueda de prensa que «el tiempo ha dado la razón» a la CUP, que había sido acusada de «poner palos en las ruedas» del proceso secesionista, y ha reivindicado que los cuperos siempre han señalado que el Gobierno «no estaba comprometido al 100 %» con la consulta.
«El falaz relato ha caído. Ni todo estaba preparado ni había un Govern para la ruptura», ha constatado Gibert, quien ha declarado que ya «no hay excusas» para celebrar el referéndum y que «todos deben tenerlo muy claro».

Pide ‘poner orden’ en los Ayuntamientos

En ese sentido, ha interpelado a Puigdemont: «hay que poner orden en los ayuntamientos y en las estructuras territoriales» y que «se aparten las personas no comprometidas».
Según Gibert, deben «dar un paso al lado» aquellos alcaldes que «hablan de callejones sin salida y que expresan dudas», como la presidenta de la diputación de Barcelona y alcaldesa de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), Mercè Consesa (PDeCAT), aunque no se ha referido a ella directamente.
«Cuando un responsable político promete unas cosas pero luego diseña planes B, no tiene cabida», ha recalcado Gibert, quien ha preguntado: «¿Alguien creía que el Estado español se quedaría de brazos cruzados» ante el proceso soberanista?»
La portavoz cupera ha celebrado el cese de los consejeros «más autonomistas impuestos por (Artur) Mas» y ha explicado que la CUP no «tolerará» que se hable de «sacrificio» por parte de los tres miembros que han dejado el Ejecutivo, puesto que para la CUP «perder la silla no es un sacrifico en un país donde hay gente que pierde la vida en ejecuciones hipotecarias».
Asimismo, la CUP no ha querido pronunciarse sobre la trayectoria y el nombre de los nuevos consejeros, pero sí que ha exigido que la nueva encargada de Educación «abra los colegios» el 1 de octubre y que el nuevo titular de Interior evite que «los Mossos intervengan» durante el eventual referéndum.
Gibert también ha hecho un llamamiento a las entidades separatistas a «movilizarse» durante los próximos meses puesto que, ha dicho, «el embate con el Estado será de verdad».
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.
Leer más…
Puigdemont purga a los críticos: Munté, Jané, Ruiz y Vidal
El Gobierno sigue empeñado en el diálogo pese a la ‘cerrazón’ de Puigdemont

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter