«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

De los Cobos deja en evidencia a Trapero y la inacción de los Mossos para permitir referéndum ilegal

Dos testimonios clave de un político y un coronel han tratado de apuntalar la acusación de rebelión en base a un detallado relato violento de acoso, ataques y amenazas de muerte, que ha cuestionado la profesionalidad de los Mossos y puesto en jaque la labor de Trapero.

La frase del día

El ex delegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo, sobre sus reuniones con Puigdemont: «Me encontré una silla vacía»…intenté persuadirle de su planteamiento suicida»…y cuando le pidió que desconvocara el 1-O: «su respuesta fue tajante, contundente, me dejó preocupado: ‘yo no puedo dar marcha atrás…voy a convocar el referéndum y después seguimos hablando'».

La imagen del día

Pese a que la Fiscalía ha intentado que no se proyectara la imagen de Enric Millo, porque «vive en Cataluña», el ex delegado del Gobierno en esta comunidad autónoma no ha tenido reparos en dar la cara para denunciar la violencia de algunos independentistas, hasta el punto de que hubo una pintada con el lema «Millo muerte» en Girona, que tuvo que limpiar su hija.

El protagonista

El responsable de la coordinación policial para frenar el 1-O, el coronel Diego Pérez de los Cobos, y, por alusiones, el mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero (que se enfrenta a 11 años de prisión en la causa contra la cúpula policial en la Audiencia Nacional) con quien mantenía una «difícil relación» a todas luces conocida de antemano.

Lo que ocurre es que han sido tantas las ocasiones en que el coronel ha citado al mayor, que ha evidenciado un poso de desconfianza que va más allá de lo profesional, con choques constantes desde el primer momento en que se vieron.

Trapero «siempre mostró su disconformidad» con su nombramiento que entendió como «una injerencia» hasta el punto de que no reconoció en su persona «ninguna potestad para darle instrucciones».

Pero más allá de las alusiones personales, las citas a la «ineficacia» y «pasividad» de los Mossos -ya sin nombrar a Trapero- plasman en el terreno la ausencia de su colaboración profesional.

«La trampa del Fairy»

La anécdota del día, protagonizada por Enric Millo, ha venido cuando ha revelado ante el tribunal la existencia «la trampa del fairy», como una de las «acciones violentas» que sufrieron los agentes el 1-0.

Consiste en arrojar este detergente en la puerta del colegio electoral para que, a la llegada de los agentes, éstos resbalaran y cayeran al suelo y luego les pudieran patear en la cabeza.

Tal ha sido el impacto de esta novedosa táctica que enseguida las redes sociales se han llenado de memes y de montajes con este detergente como protagonista, hasta el punto de que se ha convertido en «trending topic» en Twitter, solo superado en España por el esperado tráiler de Juego de Tronos.

Por primera vez, el juicio se reanuda con la continuación de una testifical, en este caso de Pérez de los Cobos, para que pueda ser interrogado por las defensas ante la más que probable extensión de su declaración.

Después será el turno de la testifical clave de la secretaria judicial que tuvo que salir por la azotea de la Consellería de Economía el 20-S y de dos propietarios de hoteles en los que se produjeron escraches contra policías.

También están citados como testigos varios imputados en la causa que investiga el Juzgado 13 de Barcelona por el 1-O, si bien previsiblemente no declararán como han hecho todos los investigados en otros procedimientos hasta la fecha.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter