Dos días después de reunirse con Soros, Sánchez acoge el barco de Open Arms

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El Ayuntamiento de Barcelona les ayudará a contactar con familiares o conocidos en otros países europeos, ya que muchos de los recién llegados no deseaban España como destino final de su viaje.

El Ayuntamiento de Barcelona ultima desde el domingo los preparativos para atender a los 60 inmigrantes rescatados frente a las costas libias, que el próximo miércoles día 4 llegarán a la ciudad a bordo del barco de la ONG Proactiva Open Arms.

Un desembarco autorizado el pasado sábado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que parece haber tomado el relevo a Italia en la acogida de barcos de ONGs procedentes de las costas libias, después de que el nuevo Gobierno italiano decidiera poner fin a la llegada de barcos. Dos días antes del anuncio, Sánchez se reunía en Moncloa con el magnate globalista George Soros, uno de los principales hacedores del proceso de migración masiva con destino a Europa de los últimos años.

Sánchez habla con Soros, aliado del separatismo e impulsor de la inmigración

La  solicitud se había tramitado a través de Salvamento Marítimo, perteneciente al Ministerio de Fomento y era el capitán del barco quien debía decidir cuándo emprender la navegación hacia España, destino que alcanzará en un par de días.

Fuentes del consistorio han informado de que, nada más desembarcar, los inmigrantes recibirán las atenciones básicas médicas, de alimentación y de alojamiento. Posteriormente, técnicos municipales mantendrán entrevistas con cada uno de ellos para conocer el perfil de los inmigrantes, sus necesidades y los recursos y habilidades de que disponen, mientras que los menores no acompañados serán derivados a los servicios de menores de la Generalitat.

El ayuntamiento les brindará apoyo jurídico gratuito a todos aquellos que deseen solicitar asilo político y les facilitará su entrada en el programa estatal que lo gestiona.

Teniendo en cuenta que algunos de los inmigrantes rescatados no deseaban que su destino final fuera España, el Ayuntamiento de Barcelona les ayudará asimismo a contactar con familiares o conocidos en otros países europeos.

A falta de concretar los últimos preparativos antes de la llegada de los inmigrantes, el dispositivo de acogida habitual del que dispone el consistorio es, en principio, suficiente para acoger a los 60 inmigrantes y no se prevé habilitar más alojamientos de los que ya se disponen, según las mismas fuentes.

Las 60 personas fueron rescatadas por el barco de Proactiva Open Arms el pasado viernes en torno a las 11.00 hora local (09.00 GMT) en aguas internacionales frente a Libia, cuando viajaban hacinadas en una balsa neumática.

En total, son ocho palestinos, ocho de Sudán del Sur, tres de Mali, cinco sirios, uno de Burkina Faso, otro de Costa de Marfil, cuatro eritreos, ocho egipcios, tres de República Centroafricana, dos de Camerún , dos etíopes, seis libios, ocho de Bangladesh y un guineano.

Deja una respuesta