Sánchez habla con Soros, aliado del separatismo e impulsor de la inmigración

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
El magnate globalista George Soros

El presidente del Gobierno mantuvo un encuentro con el magnate húngaro, que goza de gran influencia en Bruselas.


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reunió este miércoles por la tarde en Moncloa con el multimillonario húngaro George Soros, financiador de campañas en favor de la inmigración, el aborto o la eutanasia en todo el mundo.
Según OKDIARIO, el encuentro tuvo lugar en torno a las siete de la tarde y no figuraba en la agenda pública del presidente del Gobierno. En la cita también estuvieron dos asesores, probablemente del mundo financiero.
El multimillonario Soros, con una fortuna estimada de 24.000 millones de dólares, es uno de los hombres más ricos del planeta según la revista Forbes. Parte de esa fortuna procede de la quiebra de la libra esterlina a comienzos de la década de los 90.

Apoyo al independentismo

El senador del PP Pedro Agramunt presentó ante la Comisión de Reglamento de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) una serie de informe y facturas que acreditaron la financiación del separatismo catalán por parte del entramado de fundaciones de Soros, y de una supuesta campaña orquestada en su contra. Las organización que integran la Open Society estuvieron años aportando ingentes cantidades de dinero a la causa secesionista.
La documentación aportada por el senador del Partido Popular señaló cómo Soros pagó, por ejemplo, 24.990 euros en 2015 y otros 52.968 euros en 2016 a las cuentas del Instituto de los Derechos Humanos de Cataluña. El director de dicha oficina, David Bondia, organizó un acto en apoyo al independentismo catalán el pasado 19 de marzo, cita a la que acudió el expresidente fugado, Carles Puigdemont.
Otra de las facturas mostró los 2,8 millones de euros donados al Independent Diplomatic Inc entre 2012 y 2016. Se trata de una especie de lobby que apoya los movimientos de autodeterminación como el catalán y el saharaui, o la rebelión contra el Gobierno sirio. A este organismo, según el diario, acudió Artur Mas en su etapa como presidente para “sostener” el Diplocat.

Influencia en Bruselas

Soros cuenta con una importante presencia en Bruselas. A partir de una extensa red de eurodiputados afines, el magnate interfiere en la rutina democrática de la Unión Europea para favorecer el trámite de leyes concretas.  Hace unos meses, Hungría hizo pública una lista en la que se señalaba que el multimillonario húngaro tiene en sus manos al menos a un tercio del Parlamento Europeo.
En ella aparecían 226 de los 751 eurodiputados, cuyo principal objetivo es promover la democracia, la igualdad social y de género, la apertura de fronteras a la inmigración o el acercamiento de Ucrania a la UE.
Según los registros, antes de las elecciones europeas de 2014, el multimillonario donó 6 millones de dólares a 90 organizaciones no gubernamentales para influir en las políticas europeas. El caso más reciente fue el del comité de libertades civiles, justicia y asuntos de Interior (LIBE) del Parlamento Europeo que adoptó una propuesta favorable a la inmigración, a pesar de la negativa del Grupo Visegrado (Hungría, Polonia, la República Checa y Eslovaquia).

Promotor de la inmigración

Los analistas de GEFIRA en Italia demostraron el apoyo de Soros a la crisis migratoria y la existencia de una extensa red de activistas partidarios de las fronteras abiertas, en muchos casos directamente financiados por la fundación central de Soros, la Open Society (OSF), y en otros colaboradores de la misma.
En Italia, principal puerta de entrada de la inmigración norteafricana y centro de la investigación de Totolo, esta red está compuesta de ONG internacionales financiadas por la Open Society, organizaciones italianas también financiadas por la fundación de Soros y organizaciones que comparten proyectos con la OSF.
La red es bastante intrincada, y en ella participan desde ex ministras como Cécile Kyenge (Inmigración) y Emma Bonino (Asuntos Exteriores), ambas responsables directas de la política italiana de inmigración masiva, a grupos de apoyo que promueven la censura en los medios de noticias desfavorables sobre los recién llegados y ofrecen, asimismo, servicios de representación jurídica, propaganda y órganos de prensa.
Según la investigadora, la labor principal de la red consiste en valerse de las leyes contra la discriminación para lograr una inmigración ilimitada mediante la abolición de las fronteras, algo que hacen explícito en su manifiesto fundacional varias de estas organizaciones. Todas ellas parten de premisas ideológicas que presentan, sin embargo, como meros “datos”, “hechos” y “sentido común”. Pero todas se muestran partidarias de ocultar todos los “datos” inconvenientes, lo que casa mal con su finalidad explícita de “dar una correcta información sobre el asunto de la inmigración”, por no hablar de que no es lo que uno entendería por una “sociedad abierta”.
Estas asociaciones, que no hacen distinción alguna entre inmigración legal e ilegal, dan apoyo de todo tipo a las ONG que operan directamente en el mar, proporcionando verdaderos ‘servicios de taxi’ marítimos para recoger a los inmigrantes en las aguas jurisdiccionales de sus respectivos países de partida.

Deja una respuesta