«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El acusado se metió rápidamente en el elevador, se frotó contra la empleada y le tocó los pechos

El juzgado deja en libertad a un inmigrante ilegal acogido en un hotel de Alicante que abusó sexualmente de una empleada

Migrantes procedentes de Canarias en hoteles del barrio del Morche, Torrox (Málaga) - EP

La Fiscalía ha solicitado una condena de dos años y ocho meses de cárcel para un inmigrante ilegal de nacionalidad venezolana, acusado de agresión sexual a una camarera de pisos en el Aparthotel Vacanza Sun Beach, ubicado en el municipio de Guardamar del Segura (Alicante). El supuesto agresor, que estaba hospedado en el hotel mientras esperaba la resolución de su solicitud de asilo en España, será juzgado el próximo 10 de julio.

El incidente tuvo lugar el pasado 21 de junio, cuando la trabajadora entró en un ascensor con un carro de limpieza que dejaba poco espacio. Según la denuncia, el acusado se metió rápidamente en el elevador, se frotó contra la empleada, le tocó los pechos y posteriormente se tocó sus genitales, según ha informado el diario Información. La víctima, en estado de shock, no pudo reaccionar de inmediato, pero posteriormente informó a la dirección del hotel, que activó el protocolo correspondiente.

La trabajadora presentó formalmente la denuncia el miércoles por la tarde en el cuartel de la Guardia Civil. Poco después, alrededor de las seis de la tarde, el presunto agresor fue detenido. Aunque el juzgado no ha impuesto medidas cautelares de alejamiento, Cruz Roja, la organización que gestiona el programa de acogida, trasladó al acusado a otro alojamiento, a varios kilómetros de distancia de la víctima.

El Aparthotel Vacanza Sun Beach, al igual que otros dos hoteles en Guardamar, aloja a inmigrantes en diversas situaciones debido a acuerdos entre el Gobierno de España, ONG y las empresas hoteleras. Este establecimiento combina el turismo habitual con la presencia de refugiados, incluyendo grupos procedentes de Ucrania y solicitantes de asilo de países hispanoamericanos como Ecuador, Cuba y Venezuela.

En otro incidente, ocurrido en el Hotel Parque Mar de Guardamar del Segura, la Policía Local detuvo a un inmigrante que sacó un arma blanca al ser identificado por los agentes. Este refugiado, alojado en el hotel desde octubre bajo un convenio entre el Gobierno de España y una fundación gestora, fue expulsado del recinto.

Estos conflictos se suman a otros protagonizados en los últimos meses por otros inmigrantes acogidos en Guardamar. Desde el Gobierno municipal, liderado por el socialista José Luis Sáez, aseguran no tener control sobre las personas acogidas en el municipio ni recibir información directa desde la Subdelegación del Gobierno. «Cuando se producen rumores de algún altercado, llamamos a la Subdelegación para informarnos, ya que ellos no nos llaman directamente ni tenemos control sobre estas personas», aseguran al diario El Debate fuentes cercanas a la Alcaldía.

+ en
.
Fondo newsletter