Dos décadas después, ¿saben los jóvenes quién fue Miguel Ángel Blanco?

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Las víctimas piden que las nuevas generaciones conozcan la barbarie etarra y alertan del peligro de un relato que “ennoblece a los terroristas orillando su culpabilidad”.


El asesinato del edil del PP en Ermua (Vizcaya) Miguel Ángel Blanco por la banda terrorista de ultraizquierda ETA supuso un cambio trascendental en la sociedad española en la lucha contra el terrorismo.
Aquellos días, desde que se tuvo constancia del secuestro del edil -en un chantaje al Gobierno de España para que acercara a los presos etarras al País Vasco- hasta que se supo que los cobardes pistoleros le habían descerrajado dos tiros en la cabeza, millones de españoles se echaron a la calle para plantar cara a los terroristas, que consumaron su cruel venganza días después de la liberación del exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. Fue una rebelión cívica llena de manos blancas contra los del tiro en la nuca y la bomba lapa, y su brazo político (HB).
Dos décadas después, Ayuntamientos como el de Madrid se niegan a colgar una pancarta en su recuerdo porque no quieren que “haya una individualización de unos nombres frente a otros” y el “Espíritu de Ermua” queda lejano en el tiempo para muchos. Por ello, cabe preguntarse si los españoles recordamos a Miguel Ángel Blanco y si los jóvenes saben quién fue y qué significó su martirio. La Gaceta ha salido a comprobarlo.

Las víctimas, que contemplan con resignación y rabia los homenajes a etarras en el País Vsaco ante la “inaceptable pasividad e inacción” de las instituciones, reclaman Memoria, para no olvidar a las víctimas; Dignidad, para que se reconozca a quienes dieron su vida por la libertad y por España; y Justicia para que los asesinos cumplan íntegras sus penas. Asimismo, alertan del riesgo de hacer una lectura benévola del pasado y de la existencia de un relato que busca que “décadas de crimen” pasen a ser “un episodio más de un conflicto entre dos bandos”. “Se quiere equiparar a víctimas y asesinos, y ennoblecer a terroristas orillando su culpabilidad”, denuncia la AVT.
En este sentido, piden que las nuevas generaciones conozcan qué paso realmente. “Hay que explicar a los que afortunadamente no tienen memoria propia del terror de ETA lo que el terrorismo significa, por qué prendió en el País Vasco, por qué ha disfrutado de la legitimación política y social de tantos durante tanto tiempo. No se puede reescribir la historia o pasar página. Hay por delante un reto de comunicación intergeneracional. Debe llegar a los colegios y los institutos para tratar que no se olvide la memoria de las víctimas”, señalan. Se hace más necesario que nunca.
Para todos esos jóvenes que no saben quién fue ese concejal de Ermua: Así fue el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco
 
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.
Leer más…

Miguel Ángel Blanco: Un asesinato a cámara lenta

¿Tuvo sentido el sacrificio de Miguel Ángel Blanco?

Deja una respuesta