«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

FAES critica que la izquierda que insulta pida desescalar la tensión política

Josá María Aznar en una conferencia de FAES

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) que preside José María Aznar reprocha que la izquierda actual, que «insulta» y «decalifica», proponga ahora un gran pacto de Estado para reconstruir España tras la epidemia del coronavirus.

En una nota editorial, asegura que el interés del país exige situarse por encima de insultos y descalificaciones y solo contemplarlos con el desprecio que merecen.

«La izquierda que insulta desde el columnismo obsceno o desde la tribuna del Congreso a través de personajes de probada inanidad intelectual y logorrea demagógica pide ahora «desescalar» la tensión política», incide la FAES.

Y lo hace, añade, con la exigencia de no poner en duda la buena fe negociadora y la palabra del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuya credibilidad, ya antes del coronavirus, «tendía vertiginosamente a cero».

Según la FAES, se trata de una izquierda dogmática y sectaria en un gobierno fallido, lo que les convierte en interlocutores «muy poco prometedores».

No obstante, si el presidente convoca, cree que hay que acudir, especialmente en el caso del PP, como líder de la oposición, porque forma parte del deber de representar a millones de españoles.

También hay que acudir, según FAES, para exponerle con claridad a Pedro Sánchez cuál es la posición ante la crisis sanitaria y la económica, de qué se está dispuesto a hablar y con quién, y de qué no se está dispuesto a hablar y con quién no.

La Fundación considera además que el Gobierno debe explicar cuál es el escenario que contempla para dentro de dos meses cuando la actividad económica y social haya empezado a salir del confinamiento.

No tiene sentido, añade la nota, hablar de pactos si el Gobierno pretende adoptar medidas «estructurales y permanentes» como la renta mínima al margen de la negociación con la oposición.

Y subraya que sería inadmisible aprovechar la crisis para abrir la Constitución, o para supuestos nuevos arreglos territoriales que estarían condicionados por las urgencias del PNV y por el secesionismo de los nacionalistas catalanes.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter