'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El juez deja en evidencia al exconsejero que acusó de acoso a Alaya

El magistrado que preside el juicio del caso ERE ha sorprendido al exconsejero Antonio Fernández, que lleva siete días declarando, al replantearle preguntas que en la instrucción le hizo la juez Alaya para que aclare qué ratifica de un interrogatorio en el que dijo sentirse «acosado».

Fernández, que se enfrenta a 8 años de cárcel y 30 de inhabilitación, y que pasó cuatro meses en prisión por orden de Alaya en 2012, ha estado siete días respondiendo a las preguntas del fiscal y de su abogado y, a petición de la acusación particular del PP, su declaración de cuatro días ante Alaya ha sido leída en el juicio de la pieza política contra 22 ex altos cargos de la Junta.
Tras esa lectura, el exconsejero no la ratificó porque aseguró que las actas no reflejan exactamente lo que dijo y su abogado, Alfonso Martínez del Hoyo, comenzó a preguntarle sobre las condiciones de esa declaración, a lo que Fernández respondió que se sintió «acosado» por la forma de interrogar de Alaya y que no se respetaron sus derechos.

El magistrado desmonta sus acusaciones

El juez Juan Antonio Calle, que llegó a preguntar al letrado «a dónde quiere llegar», le planteó entonces al exconsejero si hizo constar «esas vicisitudes» que denunciaba durante la instrucción, por qué declaró, firmó las actas o no pidió volver a declarar, a lo que Fernández señaló que pensó que respondiendo «podía evitar lo que nunca evité, que fue entrar en prisión» y que tras horas de interrogatorio «no leía las actas» que le daban de madrugada.
Fernández ha estado dos días más contestando a su abogado y cuando este ha concluido este martes su interrogatorio, cerca de las dos de la tarde, el juez ha sorprendido a todos emplazando a Fernández a concretar qué no ratifica de su declaración ante Alaya en 2012 y qué quiso decir en vez de lo que reflejan las actas porque «este tribunal no tiene una bolita de cristal» para saberlo.
Ante la incapacidad de Fernández para concretar, el juez le ha anunciado que le iba a leer algunas de las preguntas que le hizo Alaya para que dijera si las ratifica y, si no lo hace, qué quiere cambiar, lo que ha motivado varios intentos de queja de su abogado que el juez ha cortado de raíz.
«Me da la impresión de que el señor Fernández no está entendiendo quizás por cansancio», ha planteado su letrado al poco de comenzar, ante lo que el juez le ha respondido que no cree que se trate de un tema de cansancio y que «si no quiere contestar tiene derecho».
Poco después el abogado Del Hoyo ha pedido un receso para hablar con su cliente «porque es obvio que no está entendiendo», a lo que el juez se ha opuesto, y cuando por tercera vez el letrado ha intentado hablar, el magistrado le ha cortado: «Ahora el que tiene la palabra soy yo y no interrumpa más».
Leer más…

Andalucía presenta un documento falseado en una causa por corrupción

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter