«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
«Debería ser una cuestión que fuera un Pacto de Estado»

La Conferencia Episcopal pide no relacionar inmigración con delincuencia: «Sería como decir que todo vasco era terrorista»

267º reunión de la Comisión Permanente de la CEE - EP

La Conferencia Episcopal Española ha defendido que hay que hacer una «clarísima diferenciación» entre delincuencia e inmigración porque «si no se hace sería demagogia ideológica» al ser «dos cosas absolutamente distintas».

«No podemos hacer una sospecha de delincuencia a todos los migrantes. Sería como años atrás cuando teníamos la lacra del terrorismo decir que todo vasco porque era vasco ya era un presunto terrorista», ha señalado este jueves el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Francisco César García Magán, durante la rueda de prensa por la 267º reunión de la Comisión Permanente celebrada los días 2 y 3 de julio.

No obstante, García Magán ha incidido en que, «por supuesto, que a los delincuentes, sean de la nacionalidad que sean del color que tengan la piel o hable el idioma que hable, tiene que aplicarse el peso de la ley».

Durante la Comisión Permanente celebrada esta semana, los obispos, según ha confirmado su portavoz, no han hablado «directamente» sobre la crisis migratoria que afecta a Canarias. En este sentido, el secretario general de la Conferencia Episcopal ha lamentado que hay «una utilización política» del tema ya que, a su juicio, debería ser una cuestión que «fuera un Pacto de Estado» y no una «etiqueta política partidista».

«Tendría que haber un compromiso y no deberíamos dejar solas a las iglesias de Canarias y a los gobernantes de Canarias con ese problema. Los otros países de Europa no pueden quedarse tampoco al margen de acoger», ha subrayado.

El portavoz de los obispos ha rechazado «la instrumentalización ideológica y los discursos alarmistas» relacionados con la inmigración y ha recordado que la acogida de inmigrantes «es un tema más que se inscribe en la defensa integral y total que la Iglesia tiene que hacer de la vida humana y de la dignidad de las personas»

«Hacer una defensa de la vida es un sí a la vida y ese sí incluye también el apoyo a los emigrantes, a los pobres a los necesitados, a las mujeres maltratadas o a las personas que están en una situación de drogodependencia», ha zanjado García Magán.

+ en
.
Fondo newsletter