«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
La retirada del retrato no se ajustó a derecho, ya que causó «indefensión» al recurrente

La Justicia obliga a Albares a restituir un retrato del fundador de la Escuela Diplomática que retiró por ser ministro de Franco

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. Europa Press

Mazazo judicial contra el ministro de Exteriores, José Manuel Albares. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid le ha obligado a reponer un retrato que había sido retirado de la Escuela Diplomática en cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática —alegando que había sido clave durante el régimen de Franco—. Esta decisión, adelantada por el diario El Confidencial, representa un revés judicial significativo para Albares.

El retrato en cuestión es del fundador de la Escuela Diplomática, Francisco Gómez-Jordana y Sousa, un militar y diplomático que ocupó importantes cargos durante el reinado de Alfonso XIII y en el gobierno de Francisco Franco. Gómez-Jordana fue ministro de Exteriores y desempeñó roles clave durante la Guerra Civil Española y el régimen franquista.

La decisión del tribunal surge a raíz de un recurso contencioso-administrativo presentado por Íñigo Gómez-Jordana, nieto del Conde de Jordana y abogado. Íñigo Gómez-Jordana impugnó la orden del Ministerio de Exteriores de retirar el retrato de su abuelo de la Escuela Diplomática, argumentando que dicha acción contravenía la ley.

En su sentencia, a la que ha tenido acceso LA GACETA, el TSJM concluye que la retirada del retrato no se ajustó a derecho, ya que causó «indefensión» al recurrente. Ésta señala que no se realizó un procedimiento adecuado para verificar los datos del retratado y que no se permitió al recurrente presentar alegatos o pruebas, lo cual constituye un «defecto sustancial» que vulnera la normativa básica del procedimiento administrativo y es «susceptible de causar indefensión».

Los jueces han declarado nula la acción de retirar el retrato del fundador de la Escuela Diplomática. El Ministerio de Exteriores tiene ahora la opción de interponer un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Si no se recurre, la sentencia será firme y se deberá restablecer la situación anterior, restituyendo el retrato.

Francisco Gómez-Jordana y de Sousa, conocido como el Conde de Jordana, tuvo una carrera militar y diplomática destacada. Participó en la guerra de Cuba y en las campañas en Marruecos a principios del siglo XX. Durante la Guerra Civil Española, fue presidente de la Junta Técnica del Estado, que actuaba como gobierno en la zona nacional. En 1938, con la formación del primer gobierno franquista, asumió los cargos de vicepresidente del Gobierno y ministro de Asuntos Exteriores. Tras la Segunda Guerra Mundial, volvió a ocupar la cartera de Exteriores hasta 1942.

Esta sentencia supone un golpe para la aplicación de la Ley de Memoria Democrática por parte del gobierno de Sánchez, ya que establece un precedente sobre la necesidad de seguir procedimientos administrativos rigurosos para evitar situaciones de indefensión.

+ en
.
Fondo newsletter