«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
LAS CLAVES DE LA LEY Y LA ENMIENDA DE LA DISCORDIA

La Ley de Bienestar Animal, ante su examen final en el Congreso: en qué consiste y por qué es tan polémica

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant; la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, y la ministra de Igualdad, Irene Montero. Europa Press

El Congreso de los Diputados debatirá y votará este jueves el proyecto de ley de protección de los derechos y el bienestar de los animales, y el proyecto de ley orgánica que buscará endurecer las penas por el maltrato a los mismos a través de un cambio en el Código Penal.

Impulsada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que encabeza la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, el proyecto de ley ha provocado una fractura en el Gobierno de coalición a raíz de la exclusión, propiciada por el PSOE, de los perros de caza del amparo de la norma.

Si la polémica ley del «sólo sí es sí», incluida la corrección que prepara el PSOE ―a cuatro meses de su promulgación― para evitar los efectos «indeseados» de la norma, está desatando la guerra civil en el Ejecutivo de Pedro Sánchez, la votación del jueves, de no salir adelante, puede echar más leña al fuego y recrudecer el enfrentamiento entre Podemos y el PSOE.

La Ley de Bienestar Animal

El principal objetivo de esta ley, según se lee en la exposición de motivos, no es tanto el garantizar el bienestar de los animales ―a los que se define como «seres dotados de sensibilidad cuyos derechos deben protegerse»―, «sino el regular el reconocimiento y la protección de la dignidad de los animales por parte de la sociedad». El texto, prosigue el legislador, no busca regular a los animales «como un elemento más» dentro de nuestra actividad económica, sino «nuestro comportamiento hacia ellos como seres vivos dentro de nuestro entorno de convivencia».

De aprobarse la ley, se prohibirá la utilización de animales en actividades y espectáculos en los que puedan sufrir «humillación, maltrato y muerte», como las peleas de gallos o el tiro al pichón. Así, el proyecto de ley se presenta junto a una modificación del Código Penal, que contempla el endurecimiento del delito por maltrato, que en caso de resultado de muerte llega penas de hasta los 24 meses, que se elevarán hasta los 36 meses en el caso de que concurra más de un agravante.

La ley también contempla la prohibición de sacrificio de animales de compañía ―principio de ‘sacrificio cero’―, salvo que concurran motivos sanitarios y eutanásicos.

La ley incide en la esterilización de mascotas, como los perros, gatos y hurones, para reducir la cría descontrolada y prevenir futuros abandonos. Para ello establece la obligatoriedad de esterilizar a todos los animales de compañía que habiten en el exterior de las viviendas. A su vez, también para evitar el abandono, establece que todas las mascotas deberán estar identificados y la cría solo podrá ser ejercida por criadores registrados y profesionales.

Por tanto, la comercialización de perros, gatos y hurones en tiendas de animales, así como su exhibición y exposición al público con fines comerciales quedarán prohibidos. Estas mascotas solo podrán venderse desde criadores registrados. Además, el Gobierno elaborará una lista, tras aprobarse la ley, de cuales animales de compañía se pueden tener y cuales no.

Desde la aprobación de la ley, estará prohibido dejar sin supervisión a cualquier animal de compañía durante más de tres días consecutivos; esta duración se reduce en el caso de los perros, cuyo plazo no podrá ser superior a 24 horas consecutivas. También hay otras prohibiciones como mantener a perros y gatos de «forma habitual» en terrazas, balcones, azoteas, trasteros, sótanos, patios y similares o vehículos.

Una de las cuestiones que más polémica ha generado es que, de aprobarse la ley, las personas que opten por tener un perro deberán acreditar la realización de un curso de formación «con el objetivo de facilitar una correcta tenencia responsable del animal». El curso, eso sí, se afirma que será gratuito.

Además, el proyecto prevé un endurecimiento de las penas por maltrato, contemplanto una serie de sanciones por incumplimiento de lo establecido en la propia ley: éstas van de las infracciones leves, con multas de 500 a 10.000 euros a las muy graves, con multas de 50.000 a 200.000 euros.

La enmienda de la discordia

La ley, que se debatirá en el pleno del Congreso de los Diputados este jueves, está «en peligro» a consecuencia de la enmienda impulsada por el PSOE e incorporada al texto normativo, que excluye a los perros de caza del paraguas que otorga la norma.

La enmienda socialista, incorporada al artículo 1 de la ley, señala que quedarán excluidos del ámbito de la Ley de Bienestar Animal «los perros de caza, rehalas y animales auxiliares de caza». Esto ha abierto una brecha entre Unidas Podemos y PSOE. La discusión propició incluso que la Comisión de Derechos Sociales y Agenda 2030 fuera aplazada en varias ocasiones ante la falta de consenso ya que el PSOE siguió adelante con su enmienda, que finalmente fue respaldada con el apoyo de PP, VOX, PNV y Coalición Canaria.

El apoyo de VOX a la enmienda del PSOE no estuvo exenta de polémica. Durante el debate, que tuvo lugar el 22 de diciembre, la rúbrica de la formación de Santiago Abascal fue estampada en la enmienda transaccional, pero después fue borratajeada en el papel.

En la comisión, el diputado de VOX Ricardo Chamorro se quejo de este hecho y aseguró que el PSOE le había transmitido que la tachadura de su rúbrica había sido solicitada por el Partido Popular. A ese respecto, fuentes populares negaron este supuesto a Europa Press aunque en la Comisión ni PSOE ni PP ofrecieron aclaración alguna.

El borrón fue afeado al término de la reunión por el diputado de Unidas Podemos Juantxo López de Uralde para quien este hecho era síntoma de que el PSOE se avergonzaba de ver estampada la firma de VOX en una enmienda socialista.

La votación del jueves, en el aire

Aunque Unidas Podemos rechazó la citada enmienda, sí votó a favor del informe de la ponencia en su conjunto, junto a los diputados de PSOE, ERC y Bildu. En contra del conjunto del dictamen del proyecto de ley votaron PP, VOX y Junts per Catalunya mientras que Ciudadanos se abstuvo.

Este martes Unidas Podemos anunció su rechazo a la ley si ésta mantiene la enmienda de los perros de caza pero, poco después, no descartaron abstenerse en la votación y recordaron a los socialistas que aún están a tiempo de plantear una enmienda para corregirlo, ya que el plazo termina este miércoles a las 13.00 horas.

En ese sentido, el presidente del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, avanzó este martes en rueda de prensa en la Cámara Baja que su formación está «ahora mismo lejos de darle apoyo» a la Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales. Durante su intervención, criticó que el PSOE haya puesto una enmienda que, a su juicio, «hace una distinción en la protección de los animales» que no les parece «justificada».

En la misma línea, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, advirtió de que la aprobación de la ley estaba «en peligro» debido a la enmienda registrada por el PSOE. «El hecho de que se haya incluido esa enmienda del lobby de la caza pone en peligro la ley. Estamos trabajando para que pueda tener una mayoría parlamentaria pero esa enmienda pone en peligro la ley», manifestó Echenique que insistió en que quieren que los perros de caza también estén protegidos y por ello la formación morada iba a seguir trabajando «hasta el último momento» para que el PSOE «rectifique y elimine aquella enmienda».

Por su parte, el portavoz parlamentario de Más País en el Congreso, Íñigo Errejón, aseguró que su formación no apoyará la ley si este no «revisa» el texto y elimina la distinción entre perros de caza y «perros de casa». Por el mismo motivo, Compromis avanzó que el Gobierno no tiene asegurado su voto afirmativo.

En contra está también ahora ERC pese a que sí dio su apoyo al dictamen en Comisión. Su portavoz, Gabriel Rufián garantizó que «en ningún caso» su formación apoyará la ley si se incluye la enmienda.

VOX y PP votarán en contra, y Ciudadanos se abstendrá en cuanto al proyecto de ley de bienestar animal, pero votará en contra de la reforma del Código penal en lo relativo a las penas por maltrato.

+ en
.
Fondo newsletter