«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
el número de menores se ha triplicado respecto a 2021

La mayoría de víctimas y condenados por trata con fines sexuales en España son extranjeros

Coche de Policía Nacional frente a un club de alterne. Europa Press
Coche de Policía Nacional frente a un club de alterne. Europa Press

En el año 2022 se incoaron, según la memoria publicada por la Fiscalía General del Estado, 194 procedimientos judiciales por delitos de trata de seres humanos, lo cual supone un incremento con respecto al año anterior del 3,74%.

Entre las diferentes modalidades de trata (de tipo sexual, para mendicidad, para actividades delictivas y laboral), la más frecuente continúa siendo la trata con fines de explotación sexual, que en 2022 supuso el 76,1% de las diligencias.

Los datos de la Fiscalía General del Estado reflejan que el 97,8% de las víctimas fueron mujeres, y de ellas 212 eran mayores de edad y 13 menores, cifra esta última que supone un importante ascenso respecto del año anterior, ya que casi se ha triplicado.

Las mujeres proceden mayoritariamente de países iberoamericanos: Colombia (60), Paraguay (29), Brasil (25), Rumania (15) Venezuela (11), Honduras (7), República Dominicana (6), El Salvador, Argentina, Ecuador, Panamá y Perú. Asimismo se han detectado 4 víctimas españolas. También hay víctimas de Marruecos, Senegal, Nigeria, China, Francia, Ucrania, y Albania.

Llama la atención el incremento de víctimas procedentes de Colombia, ya que de las 39 identificadas en el año 2021 han pasado a 60 en 2022. Este significativo aumento se asocia al paralelo crecimiento del flujo migratorio y de peticionarios de asilo y protección internacional procedentes de ese país.

Cap03_Graf_13

Respecto a las personas investigadas por delito de trata de seres humanos en 2022 se mantiene el nivel del año anterior, con 276 investigados, de los cuales 162 son hombres, 107 mujeres y 7 personas transexuales. Hay un importante número de investigados cuya procedencia no consta en las diligencias de seguimiento en su fase inicial (58), si bien, del resto, las nacionalidades mayoritarias son España (47), Colombia (35), Rumania (30), Brasil (14), Paraguay (13), Venezuela (12), Nigeria (11) y Marruecos (10).

La trata sigue siendo mayoritariamente transnacional y el modus operandi más utilizado por los autores de este delito continúa siendo el engaño y el aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad y especial necesidad de las víctimas en los países de origen. La trata sexual se asocia cada vez más a otros delitos conexos, en particular el tráfico de drogas que los explotadores obligan a cometer a las mujeres, forzándolas a suministrar sustancias estupefacientes a los clientes. La Fiscalía también pone el foco en el papel que en la actualidad están jugando las tecnologías y las redes sociales, cada vez más utilizadas para la captación de víctimas, y alerta de su difícil control.

De las diligencias de seguimiento abiertas en la Unidad, y de las memorias de las fiscalías territoriales, sigue infiriéndose que la trata con fines de explotación sexual se ha trasladado de forma masiva y definitiva de los clubes de alterne a los pisos particulares. Según los datos, en 35 casos consta que la explotación sexual se ha desarrollado en pisos, frente a 11 en clubes o locales y 3 en la calle.

El problema de trata es común en casi todas las comunidades autónomas: se han abierto investigaciones por este motivo en todas las comunidades autónomas salvo en Extremadura, la Rioja y Navarra.

Los datos sobre víctimas son distintos si se establece una diferencia entre víctimas identificadas y víctimas reconocidas en sentencia. Estas últimas son mayoritariamente procedentes de Nigeria (29), seguidas por Colombia (16), Venezuela (10) y Paraguay (10). Al comparar las nacionalidades más presentes de las víctimas identificadas en las diligencias de seguimiento, referidas sobre todo a investigaciones iniciadas en 2022, con las de víctimas reconocidas en las sentencias, se observa la tendencia a disminuir de la trata de mujeres procedentes de Nigeria frente al ascenso de la trata de víctimas procedentes de Colombia, Venezuela y otros países sudamericanos.

Lo mismo ocurre si distinguimos entre investigados y condenados. Mientras la procedencia de los investigados no consta en su mayoría —los españoles son el grupo mayoritario que sí consta como investigado—, la nacionalidad prevalente de los condenados en las referidas sentencias es la nigeriana (35), seguida de la rumana (13).

+ en
.
Fondo newsletter