«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La subida de las pensiones, 2.591 millones de euros de coste para el Estado

La justa subida de las pensiones aprobada para 2019 supondrá un coste de 2.591 millones de euros. Todo sin que el Gobierno apueste por la reducción del aparato estatal. Gastos… y sumando. 

La subida de las pensiones en 2019 del 1,6 % general y del 3 % para las mínimas y no contributivas, aprobada este viernes por decreto ley en Consejo de Ministros, afectará a 10.340.805 pensiones públicas y tendrá un coste de 2.591,66 millones de euros, de los que 2.481,10 corresponden a pensiones contributivas.

Según ha informado el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, la subida adicional del 0,1 % para 2018 derivada de la desviación de la inflación y su consolidación en la pensión costará 244,66 millones.

De esta forma, la subida final para 2018 es del 1,7 % y se ha calculado con la media de las doce tasas de inflación anuales comprendidas entre diciembre de 2017 y noviembre de 2018, una fórmula que volverá a aplicarse el año que viene.

No obstante, el decreto ley recoge la voluntad del Gobierno de que en los seis primeros meses de 2019, en el marco del diálogo social y de acuerdo con las recomendaciones de la Comisión del Pacto de Toledo, se diseñe un mecanismo de revalorización de las pensiones que garantice el mantenimiento de su poder adquisitivo, al tiempo que se preserva la sostenibilidad social y financiera del sistema.

De acuerdo con los datos de la Seguridad Social, la subida del 1,6 % a partir del 1 de enero afectará a las 7.045.195 pensiones contributivas del sistema, en tanto que el 3 % se aplicará a las 2.647.101 pensiones mínimas y del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI), así como a las 451.229 no contributivas.

El texto recoge también el aumento en cuatro puntos a partir del 1 de enero, al 60 %, del porcentaje de la base reguladora que se utiliza para el cálculo de la pensión de viudedad.

La subida beneficiará a las personas mayores de 65 o más años que no perciben ingresos por trabajo ni otras pensiones.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter