PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los negocios de la mujer de Pedro Sánchez con Oxfam en España

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La empresa de Begoña Gómez, Inmark Europa, se encarga de la contratación del personal de la ONG desde hace más de dos años.


La mujer de Pedro Sánchez se ha visto salpicada por el escándalo que rodea a Oxfam Intermón, la ONG que atraviesa una crisis sin precedentes después de conocerse que contrataron los servicios de prostitutas de lujo cuando se encontraban en Haití tras el terremoto de 2011.
La directora adjunta de la organización, Penny Lawrence, ha dimitido este lunes, y tanto el Reino Unido como la Comisión Europea han advertido a Oxfam de que le cerrarán el grifo de las ayudas.
En España, el escándalo ha salpicado a la empresa de Begoña Gómez, Inmark Europa, que desde hace 12 años se ocupa de la contratación del personal de calle de Oxfam.
Inmark Europa, la división del Grupo Inmark de la que Gómez es socia y directora de consultoría en outsourcing comercial, es la encargada de gestionar la llegada de nuevo personal que trabaja en las calles en la captación de socios.

Generalmente se trata de jóvenes que aún están estudiando o se acaban de incorporar el mercado laboral. Los sueldos son más bien modestos y, hasta el pasado lunes, Inmark Europa continuaba colgando ofertas en el portal Infojobs buscando «promotores» en Madrid, Burgos y León.

La empresa de la mujer de Sánchez paga 400 euros por jornada completa

Begoña Gómez le complicó la pasada campaña electoral a su marido. Mientras el líder socialista se dedicaba a denunciar la precariedad del trabajo creado durante el Gobierno del PP -«es temporal y no ofrece garantías», decía Sánchez-, se conocía que Inmark Europa, empresa de la que es socia y directora Begoña, está integrada por empleados que cobran 400 euros al mes por trabajar ocho horas diarias.
Pedro Sánchez, que reprochó a Mariano Rajoy que de los empleos creados durante los últimos años siete de cada diez son temporales -algo que tildó de fracaso-, ve cómo la empresa en la que su mujer ocupa un alto cargo directivo ofrece «empleo basura». Las ofertas de empleo están dirigidas a reclutar comerciales para campañas de duración limitada.
Un exempleado de la compañía relató a OkDiario la realidad que allí se vive: «La empresa se dedica literalmente a quemar al personal, hasta que la gente no puede más y se marcha, porque trabajas con una presión tremenda». Explica, eso sí, que «sobre el papel todo es legal, porque te hacen un contrato de media jornada, pero para poder cumplir los objetivos de ventas que te marcan tienes que trabajar una media de nueve horas diarias».

Escándalo a gran escala

La Fundación Intermon Oxfam en España recibió importantes subvenciones de manos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para sus “proyectos solidarios” alrededor del mundo. Tal y como publicó el BOE el 29 de de noviembre de 2010, la Presidencia de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo entregó una subvención para la “mejora de las condiciones actuales de seguridad alimentaria en el Valle del Artibonite (Haití)”.
Meses después, el Boletín Oficial del Estado informó de la entrega de más de 260.000 euros a la entidad ‘Oxfam Greate Bretain’ con el objetivo de “promocionar la ganadería entre los productores pobres de Niger”.
Las cifras son realmente altas. Y es que Oxfam tuvo el año pasado unos ingresos de algo más de cien millones de euros (3,7 millones aportados por el Gobierno español y 23,1 por la Unión Europea). La filial española comenzó a funcionar en el país hace 60 años, pero no fue hasta el año 2000 cuando se sumó a la confederación de Oxfam Internacional, integrada por 22 organizaciones.

Orgías y abusos

‘Oxfam Greate Bretain’ es la entidad que se vio envuelta en el escándalo al destaparse que directivos y cooperantes de la organización contrataron a prostitutas en Haití poco después del terremoto que devastó el país en 2010.
Un documento interno al que tuvo acceso The Times reveló que Oxfam aceptó la dimisión de tres hombres y despidió a otros cuatro en el marco de una investigación sobre “explotación sexual, descargas de pornografía, abusos de poder e intimidaciones”.
Uno de los hombres que abandonó su cargo sin recibir ninguna acción disciplinaria fue el entonces director de la ONG en Haití, Roland van Hauwermeiren, que -según el diario- admitió haber mantenido encuentros con prostitutas en una “villa” alquilada para él por la organización humanitaria.
A pesar de esa confesión, la directora ejecutiva de Oxfam en aquel momento, Barbara Stocking, ofreció al cooperante belga una “salida por fases y digna”, en lugar de despedirle, para evitar “implicaciones potencialmente serias” para la reputación de la ONG.
Según The Times, existe un informe confidencial que detalla las pesquisas internas de la organización humanitaria, subraya que existía una “cultura de la impunidad” entre su personal destinado en Haití y advierte de que podría haber menores de edad entre las mujeres que sufrieron explotación sexual por parte de los cooperantes.

 
 

Deja una respuesta