«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Más de 400.000 euros públicos para que dos 'burlones' insulten a España

Alfred y Amaia no son protagonistas por su música sino por los escándalos que protagonizan al ofender a España.


Amaia Romero y Alfred García son los representantes de España en la final de Eurovisión. Su participación, que cuesta a las arcas públicas más de 400.000 euros, una cifra nada desdeñable para, dicen, impulsar la «Marca España», está marcada por la campaña de «boicot» de miles de españoles.
Ambos no son protagonistas por su música sino por los escándalos que protagonizan al ofender a nuestro país con el único objetivo de generar simpatías entre los suyos, entre los separatistas.
El último insulto ha sido de Alfred, que no ha dudado en asegurar en una entrevista que le gustaría «cantar en catalán» o en «otro idioma que no sea el español». «O en euskera, o en otro idioma. Sería muy guay, muy bonito, una manera de mostrar la variedad de culturas que tiene España», ha añadido. Todo un desprecio injustificable a una lengua hablada por más de 572 millones de personas en el mundo.
A este nuevo «numerito» cabe añadir el regalo del libro «España de mierda», la publicación de fotografías con esteladas en la red social Instagram o la interpretación de «El Segadors» durante su paso por Operación Triunfo.
Su actitud ha hecho que miles de españoles opinen que él y Amaia son «indignos» de representar a España en el festival de Eurovisión por sus «provocaciones» y que reclamen «menos reconocimiento» en los medios de comunicación.
Todo ello contrasta con la cobertura que, por ejemplo, han recibido los agentes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil que el pasado 2 de mayo salvaron la vida de dos montañeros sorprendidos por un alud en el Pirineo aragonés.
Los héroes de verde y de azul, merecedores una vez más de la ovación de La Gaceta de la semana, velan en silencio por la seguridad de todos, pese a no ser reconocidos ni pública ni económicamente. Son ellos -y no Alfred y Amaia- los verdaderos y dignos representantes de España.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter