«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Puigdemont aboga por una ‘transición corta’ hacia la secesión desde el 1-O

 «Nuestro compromiso con celebrar el referéndum de autodeterminación es absoluto», dice Puigdemont.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado que planteará al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, una «transición corta» hacia la secesión de Cataluña en el supuesto de que gane el ‘sí’ en el referéndum que el Govern prevé convocar para el 1 de octubre.

En una entrevista que publica El Nacional.Cat, el presidente catalán defiende una transición hacia la independencia «corta», que debe ser «muy dialogada y muy negociada», pero «corta»: «Y si quedan aspectos que se tienen que ir trabajando con mucha calma, que se vayan trabajando en comisiones paritarias o tripartitas, con la Unión Europea, el Estado y Cataluña», ha precisado.

Preguntado sobre la Ley del Referéndum, Puigdemont señala que se tiene que aprobar «en tiempo y forma adecuada» para que pueda convocarse formalmente la consulta separatista del 1 de octubre, convocatoria que recaerá en el Govern, para que se puedan exigir así las «garantías que tienen que acompañar la celebración del referéndum».

Puigdemont recalca que el tema de las urnas ya «está solucionado, sino no convocaríamos el referéndum», aunque agrega que «por razones obvias» no puede dar «más detalles»: «Si me pregunta si el día 1 de octubre podemos garantizar que habrá urnas, yo le tengo que responder con rotundidad que sí».

Respecto a la reacción del Estado en cuanto se convoque formalmente el referéndum, el presidente de la Generalitat advierte de que «se tendrá que explicar muy bien» si se intenta «impedir la democracia», aunque el Govern «no detendrá» la convocatoria.

«No se detendrá. Nuestro compromiso con celebrar el referéndum de autodeterminación es absoluto. Estamos determinados a autodeterminarnos», ha aseverado.

En este contexto, señala que «nunca hemos planteado un tema de desobediencia, sino de obediencia explícita» al Parlamento catalán.

Puigdemont vaticina que el 1 de octubre habrá una participación «muy alta» si no hay una «ruptura de la normalidad», como con una «alteración de las reglas del juego por parte del Gobierno» o una «irrupción abrupta e inexplicable en el ámbito de nuestra competencias», cita el president entre otros ejemplos.

Leer más…

Puigdemont asegura que ya tienen más de 6.000 urnas para el referéndum ilegal

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter