«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
En las últimas semanas

Sureste Seguridad denuncia los continuos destrozos que provocan los menas del centro de acogida de Melilla

La valla fronteriza de Ceuta. Europa Press

El comité de empresa de Sureste Seguridad ha denunciado que en las últimas semanas están proliferando los apedreamientos a las casetas de seguridad y a los vehículos de los vigilantes que realizan servicio en el Centro de Menores de La Purísima (en el que la mayoría de los internos son menas), lo que ha ocasionado importantes daños materiales en sus vehículos y pertenencias.

Según ha explicado un portavoz, «el domingo, sin ir más lejos, rompieron las ventanas de dos de las casetas y la ventanilla de uno de los vehículos, pero ya anteriormente habían roto los cristales de otra de las casetas y una cámara de vigilancia».

Según los vigilantes del centro, «gran parte de la responsabilidad es de un mismo menor que tiene menos de 14 años y por ello es inimputable», pero consideran que no se está haciendo todo lo necesario para impedir que campe a sus anchas por el recinto.

Este órgano que representa a los trabajadores del centro ha pormenorizado un informe a la empresa para exponerle las deficiencias tanto organizativas como de medios materiales en materia de seguridad que existen en el recinto.

El Comité de Empresa ha asegurado que no entiende «por qué hay menores merodeando por el patio a altas horas de la madrugada cuando deberían estar en sus módulos a cargo de un cuidador, o por qué no trabaja ningún miembro del equipo educativo ni las noches, ni las tardes, ni los fines de semana, y sólo cuentan con un coordinador de guardia, pero que no pertenece al equipo educativo».

+ en
.
Fondo newsletter