«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
ESTE SÁBADO 1 DE ABRIL

Activistas transexuales celebran el «Día de la Venganza Trans» pese a la matanza de Nashville

Cartel compartido en Twitter por la Red Activista Trans Radical.
Cartel compartido en Twitter por la Red Activista Trans Radical.

Cuando un miembro de alguno de los «colectivos de víctimas autodesignadas» privilegiados por el sistema comete una atrocidad, como la reciente matanza perpetrada por una transexual en un colegio cristiano, la culpa, la verdadera culpa, la tienen los blancos heterosexuales cristianos y conservadores. Esa es la ley: la constante es doblar siempre la apuesta.

Ayer los periodistas preguntaron a Biden si pensaba que la matanza de Nashville era un crimen de odio contra los cristianos, a lo que el senil presidente respondió inicialmente que no tenía ni idea. El periodista insistió, diciendo que esa era la opinión del senador republicano Josh Hawley, a lo que un jovial Biden replicó: «Entonces yo no». De eso se trata, suponemos.

Nadie esperaba que la muerte de unos niños y unos adultos cristianos fuera a desencadenar en el colectivo atacado una protesta masiva a lo Black Live Matter, pero muchos tampoco estaban preparados para lo que hemos visto: una multitudinaria reacción en medios y partidos en defensa a ultranza de los propios transexuales, convertidos en paradójica víctima.

Ante la perplejidad de muchos, se mantiene, con los cadáveres infantiles aún calientes, el Día de la Venganza Transexual programado para este sábado frente a la sede del Tribunal Supremo.

«El momento es ahora. Las comunidades trans/no binarias/de género no convencional/intersexuales se enfrentan a cantidades astronómicas de odio en el mundo», afirma la Red Activista Trans Radical (TRAN) en su sitio web en su promoción del «#TransDay de la venganza».

TRAN se describe a sí misma como «una red de activistas que luchan sin disculpas por la Liberación Queer» y promovió la protesta a principios de este año en las redes sociales, según capturas de pantalla de Twitter. La cuenta de Twitter del grupo está actualmente protegida.

El sitio web de TRAN seguía promocionando el evento hasta el martes, un día después de un tiroteo en una escuela en Nashville, Tennessee, en una escuela presbiteriana privada, la Escuela Covenant. La perpetradora, identificada por los investigadores como Audrey Hale, de 28 años, era una exalumna del Covenant y se identificaba como transgénero.

Twitter ha proporcionado otra prueba del omnímodo poder que ejerce este grupo de presión. Con la llegada de Elon Musk a la propiedad de la red social se esperaba, y él mismo prometía, una vuelta a la libertad de expresión y el fin de la universal censura ‘woke. Pero las cuentas que trataron de llamar la atención sobre el Día de la Venganza Trans con una visión negativa del acto o comentando lo inoportuno del mismo fueron sumaria e implacablemente censuradas. Ni siquiera pudo Marjorie Taylor Greene esgrimir su condición de diputada de la Cámara de Representantes: su cuenta fue suspendida temporalmente.

Más grave aún es la presión que está ejerciendo con éxito el lobby sobre la propia Policía para que no haga público el manifiesto que dejó la autora de la matanza para explicar sus motivos, por lo que podemos deducir que su lectura resultaría devastadora para la causa trans, mostrando la animosidad literalmente letal contra los cristianos.

Mientras republicanos como el diputado Tim Burchett (R-TN) piden que se publique el manifiesto, varias organizaciones LGBT piden que el manifiesto permanezca oculto al público. El director ejecutivo de Children of Lesbians and Gays Everywhere (COLAGE), Jordan Budd , declaró: «No debería publicarse». Budd también ignoró la importancia de conocer los motivos de la asesina y se centró en la posesión de armas de fuego, diciendo: «El enfoque debe estar en cómo pudo suceder esto en primer lugar. No debería haber un acceso tan fácil a armamento letal».

¿Desde cuándo no importan los motivos en la comisión de un delito como este? Estados Unidos pasó meses ardiendo por la muerte bajo custodia policial del delincuente habitual George Floyd e incluso Cáceres le dedicó un mural, precisamente por los supuestos motivos racistas.

Y no sólo el motivo es de vital importancia en este caso: es fundamental un debate sobre si la respuesta médica y jurídica que se está dando a las aspiraciones de los transexuales no sería un remedio bastante peor que la enfermedad.

TEMAS |
.
Fondo newsletter