«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El presidente estadounidense carga contra la resolución de la Corte Suprema

Biden carga contra la decisión del Supremo de acabar con la ‘discriminación positiva’

El presidente de EEUU, Joe Biden. Europa Press

Con su última decisión inapelable, el Tribunal Supremo de Estados ponía a más de medio siglo de anomalía inconstitucional: las cuotas, el tratamiento preferencial por parte de las universidades por razón de raza o sexo. Cuando tienes que interpretar una Constitución que consagra la igualdad de todos ante la ley, no debía de ser una decisión muy difícil, por no hablar de que los resultados de la discriminación positiva solo ha servido para fomentar la corrupción y la ineficiencia y dividir al país.

Pero a juzgar por la reacción del presidente, se diría que los jueces del Supremo hubieran quemado la Constitución en una hoguera entre gritos de júbilo. La decisión de acabar con las preferencias raciales es para Biden… lo adivinaron: racista.

«El tribunal ha terminado efectivamente con la acción afirmativa en las admisiones universitarias», declara un Biden airado. «Y estoy totalmente en desacuerdo con la decisión del tribunal».

Quizá no sea buena idea seguir dando importancia a las palabras de alguien que hace nada nos aseguraba que Putin no podrá ganar la guerra en Irak, pero en este caso su mensaje responde al sentir oficial de quien quiera que esté al mando en su administración.

Los colegios y universidades «no deberían abandonar su compromiso de garantizar cuerpos estudiantiles de orígenes y experiencias diversos«, agrega, en una aparente llamada a las instituciones para que ignoren la legalidad.

En el programa de la MSNBC «Deadline: White House», Biden afirmó que el tribunal se está desviando de lo que «la Constitución dice: Sostenemos que estas verdades son evidentes, todos los hombres y mujeres son creados iguales, dotados por su creador” y ese dictamen de que no hay un derecho a la privacidad en la Constitución y los estados pueden hacer sus propias leyes sobre el aborto en Dobbs está «dando a los estados el poder por el que luchamos en una guerra en 1860».

Biden dijo que una declaración anterior de que el Supremo no es «un tribunal normal » se refería a que «ha hecho más para desentrañar los derechos básicos y las decisiones básicas que cualquier otro en la historia reciente». «Y eso es lo que quise decir con no normal. Ha hecho todo lo posible para, quiero decir, por ejemplo, echad un vistazo a la anulación de Roe v. Wade , echad un vistazo a la decisión de hoy, echad un vistazo a cómo se dictaminó en una serie de cuestiones que son, ha sido un precedente durante 50, 60 años a veces, y eso es lo que quise decir con no normal».

«La verdad es», repite Biden tres veces, «todos lo sabemos: la discriminación todavía existe en Estados Unidos». Pero precisamente lo que acaba de decretar el Supremo es que no es constitucional la discriminación que impide a un joven inteligente y preparado ingresar en determinada universidad porque tiene la raza equivocada (blanca). Por supuesto, el Departamento de Justicia intervino con AG Garland diciendo que «usará herramientas legales para promover la diversidad estudiantil».

Concluyó Biden que «necesitamos recordar que la diversidad es nuestra fuerza». Justo en este momento, su homólogo francés tiene razones para dudar que esta consigna sea totalmente cierta.

TEMAS |
.
Fondo newsletter