«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
«sería una peligrosa amenaza a la libertad»

Donald Trump se compromete a no permitir «jamás» la creación de una moneda digital federal

Donald Trump. Europa Press

Mientras Christine Lagarde, desde el Banco Central Europeo, da los últimos toques a las CBDC, la divisa digital europea que ejercerá un control total sobre las vidas de los habitantes de la Eurozona, proyecto especialmente querido por las élites globalistas, Trump va en la dirección contraria y ha prometido que jamás permitirá la creación de esa clase de monedas ya que, dice, «daría al Gobierno un control absoluto sobre el dinero» de los ciudadanos.

Trump señaló ante una multitud congregada en Portsmouth (Nueva Hampshire) que una divisa de este tipo «sería una peligrosa amenaza a la libertad, y evitaré que llegue a Estados Unidos. También vamos a introducir claras salvaguardas para evitar que los bancos y reguladores intenten penalizar a los ciudadanos por sus opiniones. No sucederá mientras yo sea vuestro presidente».

Las palabras de Trump no pueden llegar en un momento más oportuno, porque la instrumentalización política de la actividad bancaria parece estar ya en marcha en Estados Unidos, como lo vimos en Canadá durante la revuelta de los camioneros. El diputado republicano por Ohio Jim Jordan acaba de revelar que las agencias federales han estado señalando transacciones financieras utilizando palabras políticamente sensibles como «MAGA» y «Trump», en otro ominoso caso de penalización del rival político por parte el establishment.

Las CBDC, promocionadas por globalistas como el vicegobernador del Banco Central francés, Denis Beau, como «el catalizador para mejorar los pagos transfronterizos al permitir la construcción de un nuevo sistema monetario internacional», son de hecho herramientas definitivas de opresión.

Incluso en la Reserva Federal saben que «en este camino reside el peligro», y así la gobernadora de la Reserva Federal Michelle Bowman señaló el año pasado en Harvard que «debemos considerar el papel central que desempeña el dinero en nuestra vida diaria y el riesgo de que una CBDC proporcione no sólo una ventana a la libertad que disfrutan los estadounidenses, sino potencialmente un impedimento para esa misma libertad al poder decidir cómo se utilizan e invierten el dinero y los recursos».

No son los únicos que han advertido el peligro que supone para la privacidad y la libertad de los usuarios una moneda digital emitida (y controlada) por un banco central. En abril pasado, el candidato presidencial demócrata Robert F. Kennedy Jr., que ahora mismo está creando un nuevo partido para concurrir en varios estados, se opuso vehementemente al anuncio de la Reserva Federal de una CBDC (FedNow), calificándolo de «un paso hacia una resbaladiza pendiente» que lleva a la esclavitud financiera y la tiranía política».

.
Fondo newsletter